Matrimonio es para tener hijos, alega Congreso local

Los diputados fueron renuentes a legislar sobre los enlaces igualitarios.
El domingo juntaron firmas para interponer un recurso legal colectivo.
El domingo juntaron firmas para interponer un recurso legal colectivo. (Especial)

Monterrey

Tras los amparos concedidos a parejas del mismo sexo para contraer matrimonio en Nuevo León, el Congreso del Estado insistió en su renuencia a legislar sobre el tema, pues alega, los jóvenes "seguramente" quieren casarse para tener hijos... "y que se parezcan a ellos".

Mediante un documento, el Poder Legislativo de Nuevo León respondió a un amparo en el cual un juzgado le ordenó legislar en el tema de matrimonios igualitarios.

El argumento para negarse a tratar los enlaces entre parejas del mismo sexo es que, "si cuestionaran a jóvenes" sobre el tema, "seguramente" dirían que el matrimonio es para tener hijos, pues ahí cristalizan el amor y cosas que "a veces resulta tan difícil de explicar", señala el documento.

El Poder Legislativo del Estado ha contestado en negativa ante una serie de amparos interpuestos por la organización Litiga durante 2014 y lo que va de 2015.

A la fecha la organización tiene un récord de dos amparos de parejas ganados, cuatro en revisión que serán resueltos por la máxima autoridad; otros tantos en trámite y uno colectivo de 48 personas.

Esta resistencia, ha derivado en que la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) haya ejercicio el poder de la atracción sobre cuatro amparos interpuestos por parejas del mismo sexo, para casarse.

La contestación que dio el Congreso sobre algunos de estos amparos, en poder de MILENIO Monterrey, muestra una línea de argumentación incomprensible, basada en hipótesis que se contradicen.

"Si cuestionáramos a un grupo de personas neolonesas (hombres y mujeres) al azar (preferentemente en la etapa de adolescentes) que en tratándose de uniones entre hombre y mujer, en una escala del uno al diez, qué valor se le daría a la reproducción sexual entre otros de los fines que se persiguen con dicha unión sentimental, se podría colegir que al menos ocho o nueve dirían que la reproducción sexual, es esencial, puesto que la gran mayoría de los seres humanos la perpetuación de la especie, pues a través de ella se ve cristalizado ese sentimiento de amor, de fraternidad, de vida en común, de ayuda mutua, que a veces resulta tan difícil de explicar....".

La hipótesis llega aún más lejos y señala que hombres y mujeres desean tener un hijo que se les parezca, ya que ello conforma un "producto del amor existente entre ambos, incuestionablemente que es el motor generador que le da vida y razón de ser a la existencia de dicha unión".

El documento lo firma el hoy diputado con licencia Francisco Cienfuegos, en su calidad de entonces presidente del Congreso.

Aunque el escrito reconoce que algunos matrimonios no tienen hijos porque biológicamente están impedidos o porque toman la decisión consciente de no procrear afirman "sin temor a equivocarse", que los hijos son una de las finalidades del matrimonio, y quienes no lo desean así son la excepción a la regla.

Sin embargo, el mismo escrito contradice esta afirmación en otro párrafo: "No se soslaya que dichas relaciones traen aparejadas un sinnúmero de finalidades, pero esos fines serán alcanzados poco a poco (...). Puntualizado lo anterior, sería válido decir sin temor a equivocarnos que la reproducción no es una finalidad esencial en las relaciones sentimentales, llámense matrimonios, concubinatos, etc.".

Los amparos colectivos manejados por Litiga, se han trabajado en coordinación con el abogado Alex Alí Méndez, de Matrimonio Igualitario México, quien ha sentado varios precedentes en la SCJN en este tema; casos en Oaxaca, Jalisco y Baja California por mencionar algunos resultados, siempre favorables hasta el momento.

Es por ello que la organización se prepara para una nueva batalla legal y este domingo, durante la celebración de las bodas simbólicas impulsadas por una serie de organizaciones de la Comunicad Lésbico, Gay, Bisexual, Transexual, Transgénero, Travesti e Intersexual (LGBTTTI) han recabado firmas por un segundo amparo colectivo, al que se sumaron 95 personas.