Congreso enfrenta atraso en derechos humanos

José Juan Guajardo, presidente de la Comisión de Desarrollo Social y Derechos Humanos, indicó que el proceso es tardado, pero ya hay iniciativas próximas a dictaminarse.

Monterrey

El Congreso de Nuevo León deberá trabajar a contrarreloj para solucionar el atraso con el que cuenta el estado para sacar adelante las reformas y homologaciones relacionadas a los derechos humanos.

En 2011 el Congreso de la Unión realizó una reforma constitucional para proteger los derechos humanos de las personas y en base a los tratados internacionales en la materia.

Desde ese entonces los distintos estados de la República se encuentran llevando a cabo un proceso de armonización, no obstante la entidad ha sido definida como el primer lugar de atraso en el caso de la discriminación.

El presidente de la Comisión de Desarrollo Social y Derechos Humanos local, José Juan Guajardo, explicó que el proceso de armonización es tardado, pero que el Congreso del Estado ya cuenta con varias iniciativas próximas a dictaminar para avanzar en este tema.

"Lleva tiempo porque tenemos que ir revisando los cuerpos normativos y adaptándolos de acuerdo al contexto social y cultural de nuestra entidad, actualmente la Comisión Estatal de Derecho Humanos ha tenido una participación muy activa con iniciativas que versan sobre la actualización de los cuerpos normativos en derechos humanos", explicó el legislador priista.

Esta reforma constitucional consiste en simplemente armonizar las leyes estatales y la federal a tres principios: el principio propersona, que consiste en tener a la persona como centro de toda actividad jurídica y garantizar sus principios y sus derechos.

Un segundo principio consta en resolver de acuerdo a los tratados internacionales que tengan que ver con derechos humanos, y modificar las leyes que se contravengan y el obedecer las resoluciones de las cortes internacionales en derechos humanos.

"Es un cambio de cultura, como se dice coloquialmente, tenemos que cambiar el chip, ciudadanos y personas, esto implica trabajar desde la raíz del gobierno para que se logre concientizar a todos los ciudadanos que es otra cultura, independientemente si está o no en la ley, es un derecho internacional.

"Tenemos que modificar las leyes para evitar que las personas tengan que ir a un juicio de amparo para acceder a un derecho, es un proceso en que no vamos a negociar derechos, vamos a reconocer derechos", señaló Guajardo.

Para el líder de la bancada local del PT, Guadalupe Rodríguez Martínez, ese deshonroso primer lugar en atraso en cuanto a discriminación es merecido y se evidencia en el trato del mismo gobierno a la sociedad.

"Estamos hablando de discriminación económica por la condición de pobreza en muchos casos, estamos hablando de discriminación de tipo étnico, por la procedencia, la discriminación a los inmigrantes, hacia las mujeres también, y a los jóvenes que no estudian y no trabajan, a los niños que no son sujetos de atención del estado en el tema de atención y salud".

Incluso para el legislador del PT, la misma Comisión Estatal de Derechos Humanos se encuentra rebasada.

"Es un tema muy amplio, en el estado hay mucho, mucho, mucho por hacer, yo creo que ahora, simple y sencillamente el tema de discriminación rebasa a la propia Comisión y le da un listado de tareas muy amplio.

"Urge que se legisle alrededor de la discriminación, aquí hay varias iniciativas ya y creo que al tema de la discriminación se debe vincular no nada más al Código Civil, sino también al Código Penal, debe perseguirse la discriminación a los temas que sean más lesivos, más dolorosos", indicó.

Rodríguez Martínez atribuyó esta situación a que el mismo sistema está hecho para proteger los derechos humanos a unos cuantos, y es por ello que Nuevo León no termina por armonizar sus leyes a los derechos internacionales.

"Nos vamos a causas estructurales, el sistema no está diseñado para generar la satisfacción de los derechos humanos de todos, está generado para satisfacer los derechos humanos de una minoría y todo lo demás que se logre ya es ganancia.

"Y porque los órganos algunas veces responden a intereses del propio estado", dijo.

El presidente de la Comisión de Desarrollo Social y Derechos Humanos, José Juan Guajardo Villarreal, advirtió que es tan minuciosa la labor que al Congreso local le va a faltar tiempo para terminar el trabajo.