Confrontaciones y cambios, los 100 días de Jaime

Desde el inicio de esta administración, el Gobierno del Estado dejó algunos temas pendientes y ha modificado su parecer, lo que ocasionó conflictos con ONG, legisladores, maestros e incluso con la ...

Monterrey


[Dé clic sobre la imagen para ampliar]

El Gobierno del Estado cumplió los primeros 100 días de la administración entre broncas con los diferentes poderes y sectores de la sociedad civil, versiones encontradas entre los integrantes del Gabinete y promoción de imagen de parte del gobernador en el centro del país.

Desde el inició de su administración Jaime Rodríguez Calderón, mandatario estatal, manifestó las diferencias con los diputados locales, siendo el primer escenario el retiro de la tenencia.

Durante su campaña, específicamente el 24 de abril del año pasado, aseguró vía Twitter que el retiro de la tenencia no era una promesa, sino un compromiso con la ciudadanía, pero ya en la silla, reculó pretextando que no sabía cómo estaban las fianzas del Estado.

El Congreso avaló un decreto, junto con una Ley de Coordinación Hacendaria, que finalmente fue vetado por el Gobierno Estatal.

Posteriormente ya para el 20 de noviembre, fecha en que el tesorero Carlos Garza mandó al Congreso el Paquete Fiscal 2016 se desataron una serie de discusiones y pleitos, la razón: la imposición de la verificación vehicular.

Para los legisladores se trataba de una medida recaudatoria y cuando el secretario de Desarrollo Sustentable, Roberto Russildi, aceptó que aún no tenían un plan integral y definido para llevarlo a cabo, las discrepancias recrudecieron. Incluso Jaime Rodríguez amagó con vetar el presupuesto si no se contemplaba la verificación.

El desacuerdo con el Congreso traspasó las fronteras del estado y se conoció a nivel nacional.

Apenas terminaban con el tema cuando se dio a conocer que se contemplaban también el incremento en cobros vehiculares, como lo son el refrendo y placas, argumentando que ya era necesaria, aunque mínima, una actualización.

Tal situación los "obligó" a sacar adelante una iniciativa de Ley, con la finalidad de tener facultades y poder modificar el presupuesto del Gobierno del Estado, para evitar lo que consideraron, tanta alza de impuestos y nuevos cobros a la ciudadanía.

Pero los legisladores no han sido los únicos que han tenido diferencias públicas con el Gobernador; las declaraciones de El Bronco también le han tocado a la Iglesia Católica.

Los hechos se derivaron de una declaración del arzobispo Rogelio Cabrera López, quien calificó de imprudente al mandatario estatal por prometer la eliminación de algunos impuestos y haber creado e incrementado otros, con lo cual dijo, se debía dar una disculpa a la ciudadanía.

En respuesta, Jaime Rodríguez dijo que él no se mete en temas de la Iglesia y aseguró en ese momento que haría una llamada al arzobispo para enterarlo del tema.

Finalmente tanto el mandatario estatal como el arzobispo se reunieron para aclarar las cosas y trabajar en conjunto por el bienestar de la localidad.

Los familiares de personas desaparecidas también se unieron a la lista de reclamos al gobernador, luego de que éste asegurara para un medio nacional que "la mayoría de los desaparecidos tienen o tuvieron alguna razón para estar desaparecidos".

Al respecto, integrantes de Fuerzas Unidas por Nuestros Desaparecidos de Nuevo León (FundeNL) exigió al titular del Ejecutivo Estatal una explicación y aclarar sus afirmaciones.

Uno de los primero sectores con quienes se dieron las confrontaciones es con los maestros de Nuevo León, esto cuando Rodríguez Calderón asegurara que no avalarían a quien no se sometiera a la evaluación.

Un día antes, el mandatario estatal habría recibido a decenas de maestros, quienes le externaron que no se querían someter a la evaluación debido a que afectaba sus derechos laborales.

Por último, el gobernador Jaime Rodríguez concluyó el 2015 con el pleito por la Ley Antitabaco, ya que por un lado los diputados aprobaron una serie de reformas para regresar a los establecimientos espacios para fumadores.

Sin embargo, el mandatario estatal dijo no estar de acuerdo con ello porque causa un daño a la salud y a la ciudadanía en general, por tal motivo adelantó que en los primeros días de este 2016 la medida sería vetada.