Condenan a tres jóvenes a 35 años en la cárcel por secuestro y robo

En 2013, los sentenciados participaron en la privación de la libertad de una familia, a la cual despojaron de aparatos electrónicos, objetos personales y dos automóviles.
Víctor Mario Ibarra Cano, Jonathan Ibarra Cano y José Luis Rodríguez Cavazos.
Víctor Mario Ibarra Cano, Jonathan Ibarra Cano y José Luis Rodríguez Cavazos. (Especial)

Monterrey

Tres sujetos fueron sentenciados a 35 años de prisión, luego de que en el año 2013 irrumpieron en el domicilio de una familia, localizado en el Faisán, donde los secuestraron por varias horas y los despojaron de diversos aparatos electrónicos, teléfonos celulares, objetos personales y dos vehículos, entre éstos un Passat, modelo 2007.

José Luis Rodríguez Cavazos, de 27 años de edad, y los hermanos Jonathan y Víctor Mario Ibarra Cano, de 18 y 19 años, respectivamente, fueron notificados de la condena que les impuso el juez segundo penal de Monterrey.

Dicho juzgador consideró a los tres sujetos como responsables de los delitos de robo ejecutado con violencia, secuestro agravado y agrupación delictuosa.

Junto con ellos, también había sido detenida la joven María Rosa Nelly Rodríguez Barrera, de 26 años de edad.

Sin embargo, el juez la exoneró del delito de equiparable al robo, debido a que no encontró suficientes pruebas para acreditar su responsabilidad en los hechos.

De acuerdo al proceso criminal que concluyó el juez segundo penal de Monterrey, fue la madrugada del cuatro de febrero del año 2013 cuando los acusados irrumpieron a la casa de la familia afectada.

Primero, los sujetos sometieron al padre de familia, a quien amagaron con un arma de fuego.

De acuerdo a la versión del agraviado, los elementos de la Agencia Estatal de Investigaciones (AEI) supieron que los delincuentes permanecieron un par de horas en su domicilio y sometieron a todos los integrantes de la familia, entre ellos, cuatro menores de edad.

Tras apoderarse de diversos objetos de valor, del automóvil Passat, y de una camioneta Toyota Rave, modelo 2005, los tres jóvenes huyeron inmediatamente del lugar de los hechos.

No obstante, días después de que los tres sujetos perpetraran el delito, éstos fueron sorprendidos paseando a bordo del vehículo Passat, que robaron a la familia.

En ese momento, también iba a bordo la joven María Rosa Nelly Rodríguez Barrera.

Según lo determinado por el juzgador, no se le pudo acreditar responsabilidad a la mujer, por lo que finalmente abandonó el penal del Topo Chico.