Complace a su hija

Adal Ramones reconoció que fue su hija quien lo convenció de hacer este musical que ha significado para él un gran sacrificio.
Dice que apoya a su hija Paola, con la condición de que estudie.
Dice que apoya a su hija Paola, con la condición de que estudie. (Jorge López)

Monterrey

Aunque no estaba entre sus planes participar en una obra de teatro, a Adal Ramones lo convenció su hija de formar parte de "Shrek, el musical".

Por primera vez, padre e hija comparten créditos dentro de este musical que se presentará hoy y mañana dentro del San Pedro Artefest 2014, motivo por el que el conductor regiomontano se animó a aceptar dar vida a "Lord Farquaad".

"No tenía pensado hacer una obra de teatro pero luego Paola me dijo que había quedado en el casting. Me dijo que se quedó en el papel de Fiona de niña entonces dije que me encantaría estar con mi hija pues cuando iba volver a tener esa oportunidad. Entonces acepté el papel, no fui al casting y fui directo a decirles que aceptaba el papel", contó en rueda de prensa.

Consciente de que su primogénita posee talento innato que poco a poco ha ido desarrollando, Adal Ramones trató de hacer más lento este momento con el fin de que pudiera disfrutar de su niñez de una forma sana y normal.

"La única cosa que le dejamos participar fue en Plaza Sésamo porque no queríamos que se contaminara en telenovelas. De repente se despegan y pierden piso, siento que un niño no debe de hacer tareas en el camerino", reveló. "Le encantaría hacer muchas cosas pero nosotros le decimos que primero está su escuela", agregó.

A pesar de la corta edad de la hija del ex conductor de "Otro rollo", ésta ha tomado su gusto por la actuación con bastante seriedad, razón por la que ha pensado en construir su futuro en Nueva York, sede de las más grandes obras teatrales centradas en la música.

"Ya habló con nosotros y nos dijo que se quiere ir en segundo año de secundaria a Londres, ella trae las cosas muy claras. Hasta me preocupa porque en esa misma platica nos dijo que quiere estudiar en Nueva York y si es necesario irse a vivir para allá para estar en una obra de Broadway", platicó emocionado. "Vamos a ver qué pasa, ella sabe que si el día de mañana cambia de opinión por diferentes factores también tendrá nuestro apoyo. Ahorita lo está disfrutando porque está conmigo".

La complicidad entre Adal Ramones y su hija es tal, que la adolescente le confía cada detalle de su vida personal, incluyendo la relación sentimental que sostiene con otro joven de su misma edad.

"Ya lo mandé silenciar", respondió entre risas el también productor. "Es un noviazgo de chocolate, no creo que sea como los noviazgos que yo tuve a su edad pero es un niño sano, muy inocentes los dos y aparte conviven mucho con nosotros. Es un chico bueno y mientras sea así me parece bien. Tratamos de tener siempre a nuestros hijos cerca".

Adal Ramones se sometió a un duro trabajo de preparación antes de poder estrenar "Shrek, el musical" pues dada la apariencia de su personaje, {este debe de permanecer de rodillas durante todas las funciones).

"Requerí de mucho esfuerzo físico, meterme al gimnasio, comer bien porque no sabía que tan exigente era andar de rodillas. Cuando fui al primer ensayo y me puse las piernas que habían traído de España entonces dije renuncio porque eso de caminar, cantar y bailar hincado pues era una exigencia muy grande".

"Shrek, el musical" ofrecerá cuatro funciones en el Auditorio San Pedro.