Comerciantes protestan para que les liberen permisos

Alrededor de 30 vendedores se manifestaron en la dirección de Comercio de Monterrey, pues tienen el temor de ser desalojados al no contar con este requisito. 
Trabajan con el temor que les decomisen la mercancía.
Trabajan con el temor que les decomisen la mercancía. (Marilú Oviedo)

Monterrey

Unos 30 vendedores protestaron de manera silenciosa en la Dirección de Comercio de Monterrey, para pedir que se liberen sus permisos para ofrecer su mercancía durante esta temporada de fiestas navideñas.

Los oferentes se manifestaron a las afueras de la dependencia municipal, ubicada en Pino Suárez e Isaac Garza, en el centro de la ciudad.

Gilberto Vázquez, secretario de conflictos de los comerciantes de la CROC, explicó que son 120 los vendedores que aún no cuentan con los permisos y trabajan con el temor de ser retirados por las autoridades.

"Hemos estado asistiendo con el director de comercio Axel (Velázquez), y ya tenemos varias semanas y ya se otorgaron bastantes permisos.

"Desde el sábado estamos esperando que se entreguen los permisos que quedan pendientes, en el cual la preocupación de los compañeros es que han estado habiendo decomisos y ellos quieren pagar para evitar el decomiso y trabajar en paz en estos días que son de Navidad", señaló el líder.

Los comerciantes que aún faltan por adquirir sus permisos son los de la zona de Madero, Colón y Pino Suárez, así como otros de calles transversales a Padre Mier.

Comentó que los permisos tienen un costo de los 900 a mil pesos, y que desde los primeros días de diciembre están tratando de obtenerlos.

"Quizá les falte personal, no sabemos, ellos quieren pagar para laborar en paz", dijo.

"Estamos vendiendo cosas mexicanas, artesanal, bufandas, sombreros de todo tipo, y tenemos permiso de temporada, por eso queremos que nos autoricen, el año pasado nos costó mil pesos y queremos trabajar, estamos trabajando pero sin permiso, queremos hacerlo con tranquilidad; con ese sustento estoy pagando la colegiatura de mis hijos", comentó Emiliano Mendoza, comerciante que se ubica en avenida Madero y Jiménez desde hace 10 años.

Por su parte, la señora Pilar González, que se ubica en Juárez y Modesto Arreola, pidió a las autoridades que le den celeridad a los permisos, pues "queremos justicia, trabajar bien".