Coca-Cola FEMSA reabre sus bonos por 350 mdd

Analistas consideran que la empresa podría seguir generando suficiente flujo de efectivo para cubrir sus obligaciones de deuda.
La compañía refresquera presenta un flujo de efectivo operativo robusto, indican expertos.
La compañía refresquera presenta un flujo de efectivo operativo robusto, indican expertos. (Archivo)

Monterrey

La embotelladora Coca-Cola FEMSA colocó ayer una reapertura de sus bonos a 10 y 30 años por 350 millones de dólares, según difundió la agencia IFR de Reuters.

La empresa reabrió su bono al 2023 por 150 millones de dólares con un rendimiento de 107 puntos básicos sobre los papeles comparables del Tesoro de Estados Unidos, indica el reporte.

La reapertura por 200 millones de dólares del bono al 2043 tuvo un rendimiento de 122 puntos básicos sobre los bonos estadunidense.

Luego de conocerse la intención de Fomento Económico Mexicano (FEMSA) de la reapertura de sus bonos a 10 y 30 años, la agencia Standard & Poor's Ratings dijo que la calificación en escala global de riesgo crediticio y deuda de 'A-'de Coca-Cola Femsa se mantiene sin cambio tras la adición de 350 millones de dólares a sus notas senior no garantizadas por dos mil 150 millones de dólares.

Mediante un comunicado enviado a la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), comentó que originalmente, la empresa emitió las notas senior a 10 años con un cupón de 3.875%; y bonos a 30 años por 400 millones de dólares con un cupón de 5.250%.

"Kof incrementará los tramos de las notas senior con vencimientos en 2023 y 2043 en montos de 150 millones de dólares y 200 millones de dólares, respectivamente.

Standard & Poor's había expresado en noviembre de 2013 que asignaba una calificación de deuda de 'A-' a la emisión propuesta de notas senior no garantizadas de la empresa, al tiempo, que confirmaba las calificaciones de riesgo crediticio de largo plazo en escala global de 'A-' y en escala nacional de 'mxAAA' de Kof", indican los analistas de la calificadora.

Y añadía que la perspectiva estable refleja las expectativas que se tienen de que la compañía continúe generando un flujo de efectivo operativo robusto y que mantendrá sus fuertes indicadores crediticios clave y de liquidez durante los próximos dos años.

Los analistas de Standard & Poor's consideran que la empresa podría seguir generando suficiente flujo de efectivo para cubrir sus obligaciones de deuda.

De ahí, que estimen un crecimiento anual proforma de los ingresos de un 15 por ciento al cierre de 2013.