“Hay un paralelismo entre Don Quijote, Batman y el Chapulín Colorado”

Hoy, en punto de las 15:00, Carlos Aguasaco impartirá una charla sobre el personaje en la Sala D de Cintermex.
Carlos Aguasaco y su obra.
Carlos Aguasaco y su obra. (Gustavo Mendoza)

Monterrey

Un héroe que vestía de rojo y sus únicas armas eran un chipote chillón y su corazón rojo. El Chapulín Colorado es visto desde una perspectiva académica por el poeta Carlos Aguasaco (Bogotá, 1975), quien se presentará este sábado en la Feria Internacional del Libro de Monterrey.

Con su libro ¡No contaban con mi astucia! México: parodia, nación y sujeto en la serie El Chapulín Colorado (UANL), Aguasaco no ofrece una biografía autorizada ni una lectura celebratoria, sino que desmenuza la personalidad y propósitos del héroe creado por Roberto Gómez Bolaños.

Tomando en cuenta el libro, háblanos de la relación entre El Quijote, Batman y el Chapulín Colorado, los tres siendo una representación distinta del héroe

Habría que volver a Don Quijote y ver que representa la transición entre la Edad Media y la Época Moderna, pues ya para la época de Cervantes se daban cuenta que había una clase emergente que creen en una cosa que es el mérito, el esfuerzo merece un reconocimiento pues antes sólo se creía que hay personas que nacen privilegiadas y ahí se mantienen.

Por su parte Batman representa al que no tiene ningún súper poder de nacimiento pues se trata de un tipo que, al tener todos los recursos económicos, le permite adquirir toda esta serie de instrumentos que lo ponen en categoría del súper héroe, pero visto desde el capitalismo moderno.

Y el Chapulín Colorado está constituido con una metodología muy cervantina, que el propio Gómez Bolaños lo ha dicho muchas veces. Él hace una parodia de los súper héroes pero con niveles de oposición, sería como Batman porque no tiene súper poderes pero con instrumentos pequeños y limitados como sería el "chipote chillón" o las "pastillas de chiquitolina".

¿Qué rasgos identifican al Chapulín Colorado con lo mexicano o lo latinoamericano y cómo se le incluyó en un contexto de represión militar que fue la década de los 70 y comienzos de los 80?

Claro, ahí está la identidad latinoamericana reflejada, hay un episodio donde los personajes de la serie viajan a Júpiter pero la agencia espacial no puede hacer una nave grande sino una pequeña, y el único que puede viajar es el Chapulín cuando se vuelve diminuto. Es decir, no estamos a la altura de los grandes países pero lo tenemos que intentar.

Lo que tiene el Chapulín de moderno es la capacidad de sobreponerse. Los primeros capítulos buscan demostrar su valentía y él se sobrepone de todas formas, ahí hay un rasgo cultural latinoamericano.

Hoy en México a los personajes de Gómez Bolaños se les empieza a ver desde un punto de vista crítico por su cercanía con Televisa pero en América Latina siguen más vigentes que nunca, ¿por qué?

Son varias cosas, pienso que cada vez América Latina, y México, son más maduras las audiencias, más críticas y sucede este fenómeno, series prácticamente aclamadas en los 70 y 80 sin cuestionamiento hoy son criticadas. Lo importante no es celebrarlo sino reconocerse, que haya voces críticas es muy importante.

De alguna forma su mensaje sigue siendo efectivo, lo que pasa es que han cambiado las lecturas, ya no son transparentes pues hoy vivimos en una generación que es más capaz de encontrar las contradicciones, ya no son lecturas celebradoras.