Centro de Monterrey, sin política peatonal

Al margen de las pocas estructuras, la mayoría de los semáforos no concede paso exclusivo para quienes optan por caminar.

Monterrey

Aunque el centro de Monterrey comprende cientos de calles y algunas avenidas por donde todos los días deambulan miles de personas, apenas cuenta con nueve puentes peatonales y no tiene una política específica para quienes por decisión o necesidad, optan por caminar.

Mediante un recorrido por este sector, que abarca en el cuadro que conforman las avenidas Venustiano Carranza y Félix U. Gómez con Colón y Constitución, se constató que son muy pocos los pasos peatonales elevados, a pesar del intenso tráfico.

Los puentes del primer cuadro se ubican en la avenida Venustiano Carranza que cuenta con dos a la altura de la Normal Superior.

En este sitio son muy necesarios, ya que además de alumnos y maestros de la normal, hay una escuela secundaria a un costado que cuenta con cientos de estudiantes.

Otra arteria que cuenta con puentes peatonales es la avenida Juárez, aunque apenas tiene tres estructuras de este tipo, dos de ellos a la altura del Mercado Juárez y otro a la altura de la calle Treviño, donde hay un plantel educativo.

Sin embargo, el 80 por ciento de las personas que caminan por Juárez, lo hacen del Mercado Juárez hacia el sur, es decir, hasta la avenida Ocampo, y es precisamente en esa zona donde no existen puentes.

Otra avenida que cuenta con apenas un puente peatonal es Félix U. Gómez, a la altura del complejo hospitalario del Instituto Mexicano del Seguro Social, donde se ubica el área de Ginecología y Obstetricia.

Este problema de falta de puentes peatonales no es nuevo, tiene décadas, y tiene que ver con la falta de visión urbana de los gobiernos municipales y estatales, ya que los proyectos de crecimiento y de adecuaciones en avenidas siempre son pensados en favorecer a quien se traslada en vehículo y no a pie.

Aunque tanto peatones como autoridades se atienen a que ante la falta de puentes se aprovechan el alto de los vehículos en los cruceros, ante las luces rojas del semáforo, esta opción no es 100 por ciento segura, ya que frecuentemente los semáforos fallan.

No obstante, el mayor riesgo es que la mayoría de los semáforos sólo detienen la marcha de los autos cuando van hacia el frente, pero no cuando dan vuelta hacia la derecha, sin dar margen para un cruce peatonal.

Uno de los pocos semáforos estrictamente peatonales es el que se encuentra frente al Museo de Arte Contemporáneo, en la calle Zuazua, que detiene el tráfico únicamente para que los transeúntes crucen la calle.

Otro aspecto es que donde hay puentes, resultan muy inaccesibles para personas con discapacidad o adultos mayores, ya que tienen demasiados escalones, como es el caso de los que se ubican en Colón, Venustiano Carranza y el Mercado Colón. Solamente el que está en Félix U. Gómez está adecuado para estos casos, pues no tiene escalones, sino rampas con elevación suave.

"Cada que vengo es un martirio, hasta me han regañado porque no uso el puente, ¿pero cómo fregados quieren que lo use si para subirme, primero me infarto? ¿Qué no ven que no puedo? Yo vengo al mercado a comprar algunas cosas que me piden en la casa y otras veces por al Mesón, porque cuando no hay aquí, me voy para allá, pero imagínese, ya tengo 72 años, como quieren que me suba al puente, además está muy elevado", dijo Narciso Magallanes, cliente del Mercado Juárez y del Mesón Estrella, a quien se le dificulta subir a un puente peatonal.

La avenida Colón cuenta con tres puentes peatonales, uno a la altura de la avenida Bernardo Reyes y otro a la altura de la Central de Autobuses, y el tercero a la altura de la avenida Félix U. Gómez, sin embargo, estos tres puentes podrían considerarse fuera del primer cuadro de la ciudad, ya que esta zona de Monterrey concluye en Colón, pero en la acera sur.