Ceden diputados: frenan reforma de participación

Paran dictamen ante exigencias de organismos para incluir más opciones a ciudadanos.
El dictamen lo circuló el presidente de la comisión de Legislación, José Adrián González (centro)
El dictamen lo circuló el presidente de la comisión de Legislación, José Adrián González (centro) (Foto: Archivo)

Monterrey

La Comisión de Legislación y Puntos Constitucionales del Congreso del Estado cedió este martes a la presión y aceptó abrir mesas de trabajo para la reforma constitucional de participación ciudadana y cambiar el dictamen para no sólo incluir referéndum, plebiscito y consulta popular, sino otras siete figuras que por acuerdo entre PAN y PRI habían acordado dejar fuera.

El presidente de la Comisión, el panista José Adrián González Navarro, reveló este martes que ante el descontento de los diputados de las fracciones minoritarias y también el de asociaciones civiles, ha decidido bajar el dictamen circulado la semana pasada que dejaba sólo tres de las siete figuras de participación aprobadas en la primera vuelta de la reforma constitucional el pasado mes de mayo.

"A razón de las reacciones que hubo mediáticamente y algunos diputados al interior de la legislatura, lo que hice fue bajar el dictamen como se había circulado, vamos a convocar una mesa de trabajo con los distintos grupos ciudadanos y ahí vamos a definir la postura que va a correr el dictamen en esta legislatura".

Esto implica la realización de mesas de trabajo, con organizaciones de la sociedad civil que abren la puerta a la posibilidad de incluir las figuras de participación que habían quedado fuera, como el caso del presupuesto participativo y la afirmativa ficta.

"Lo que estamos tratando es de decir: bueno qué quiere la ciudadanía que se incluya, si realmente lo que quieren es que se vaya un dictamen con muchas otras opciones de participación ciudadana, independientemente que esto pueda o no salir votado por todos los legisladores.

"Yo creo que la próxima semana ya estaremos trabajando en una mesa conjunta con diputados y ciudadanos para definir eso y que salga de una vez", añadió el diputado local del PAN.

No obstante, González Navarro reconoció que al incluir más figuras en el dictamen se abre el riesgo de que no se consiga el consenso entre las diferentes bancadas y se frustre la reforma.

"Puede ser ese o más, realmente la postura de Acción Nacional no es limitar o restringir, yo lo manifesté que en lo personal lo que hicimos fue solamente volver el piso de la negociación en lo mínimo para que cuando menos eso fuera lo que aprobáramos todos...

"No quisiera que se oiga desde hoy que yo estoy mandando una señal de división, no le voy a poner nombre a nadie, yo espero que todos votemos a favor y que así suceda, pero creo yo que entre más elevemos las peticiones, más difícil va a ser el consenso", advirtió.

Al tratarse de una reforma a la Constitución, debe ser aprobada por el Pleno del Congreso en dos vueltas, en diferentes períodos de sesiones, por ello la bancada de Acción Nacional incluyó este tema en la agenda mínima del período actual.

Sin embargo, su aprobación en comisiones no garantiza a la Reforma Constitucional en Materia de Participación Ciudadana su aprobación en el Pleno, pues ahí requerirá el voto de dos terceras partes de los diputados, es decir 28 sufragios, por lo que Acción Nacional requeriría el apoyo de las bancadas minoritarias y al menos dos diputados de la bancada del PRI para sacar adelante la reforma.

Esta reforma a la Constitución del Estado es una demanda de diversos organismos, y ha permanecido congelada en el seno del Congreso local durante más de 10 años, sin que a la fecha haya podido ser destrabada.

La disputa

En el dictamen que circuló la semana pasada la Comisión de Legislación y Puntos Constitucionales incluye sólo tres figuras de participación: el plebiscito, el referéndum y la consulta ciudadana.

Con esto se dejaba fuera el presupuesto participacivo, rendición de cuentas, contraloría ciudadana, iniciativa popular, afirmativa ficta, voz ciudadana y la audiencia pública.

Estas figuras se incluyeron a propuesta del Partido del Trabajo en la primera vuelta de la reforma constitucional, aunque algunos organismos civiles también han exigido su inclusión.