Carril para ciclistas va tomando forma

A una semana del banderazo, la vía exclusiva para bicicletas ya presenta líneas de acotamiento; falta señalética
El esquema sampetrino contempla el adecuamiento de 21 kilómetros.
El esquema sampetrino contempla el adecuamiento de 21 kilómetros. (Ricardo Alanís)

San Pedro Garza García

El proyecto San Pedro Gran Vía en la etapa ciclista, que consta de la creación de 21 kilómetros de carriles exclusivos para el uso de bicicleta, comienza a tomar forma.

Mediante un recorrido por las zonas donde estará ubicada la vía se observó que a una semana de haber iniciado los trabajos de elaboración, el primer tramo ya tiene líneas de acotamiento, aunque aún le faltan señalamientos y separadores.

Lo anterior fue observado en la calle Roble de la avenida Gómez Morín a la avenida Ricardo Margáin.

Los otros tramos en los que ya se trabajó en la toma de medidas, topografía y más, son el de Alfonso Reyes, de Jiménez a Real San Agustín; Clouthier, de Cromo a Corregidora; Río Missouri, de Humberto Lobo a Ricardo Margáin; Jiménez, desde Alfonso Reyes hasta 16 de Septiembre; y Humberto Lobo, de Vasconcelos a Río Guadalquivir.

Ahí se comenzó a trabajar desde el 7 de octubre, mientras que en las áreas de Río Suchiate, de Morones Prieto a Alfonso Reyes; y de Río Mississippi, de Gómez Morín a Humberto Lobo, iniciarán mañana.

Cabe resaltar que San Pedro inició el domingo pasado el proyecto de la Gran Vía, en la etapa de carriles exclusivos para bicicletas, a fin de combatir el tráfico.

San Pedro tiene una población aproximada de 122 mil 659 habitantes y un parque vehicular de 134 mil 920 automóviles.

Aunado a eso, según información oficial, todos los días circulan por ahí más de 135 mil autos de otros municipios, por lo que de continuar con la tendencia, la proyección de congestión vehicular al 2030 resulta alarmante.

Desde su etapa como alcalde electo, Ugo Ruiz anunció San Pedro Gran Vía, un proyecto para transformar la movilidad urbana, en el que se contempla también la implementación de un tranvía que circulará por avenida Vasconcelos.

De manera adicional, el esquema en el que se trabaja incluye banquetas amplias y la construcción de estacionamientos que funcionarán como conexión con las terminales del tranvía.

Estas opciones de transporte, tanto la de bicicleta como la del tranvía, son alternas al uso del vehículo y tienen como objetivo promover la movilidad y evitar el caos vial.

Primeros obstáculos

En el recorrido se observaron algunos obstáculos, entre ellos, que en los 21 kilómetros de carril para bicicleta hay sitios exclusivos para vehículos particulares o sitios para taxi.

Las paradas de camiones son otros inconvenientes que serán difícil de resolver, ya que forzosamente los pasajeros del transporte se cruzarán al paso de las bicicletas cuando quieran abordar el camión, además, claro, de la escasa cultura de respeto al ciclista por parte de los automovilistas.