Regios se enamoran de la vida de 'Carmina Burana'

Por primera vez en Monterrey la compañía de ballet Szeged de Hungría llegó para deleitar con su danza artística.
El espectáculo inició a las 19:30.
El espectáculo inició a las 19:30. (Leonel Rocha)

Monterrey

La música clásica trasladó ayer por la noche a los regiomontanos hasta el siglo XX, gracias a la magia de la danza.

Por primera vez en Monterrey la compañía de ballet Szeged de Hungría llegó para deleitar con su danza artística, la cual presentó en el marco del
Festival Internacional Santa Lucía 2014.

La coreografía Carmina Burana, adaptación del director Tamas Juronics, logró mantener expectante al público regio que se dio cita desde poco antes de las 19:30 en la Explanada Santa Lucía.

Con 14 bailarines en escena, la compañía, creada en 1987, cautivó durante su única función, gracias a su combinación de baile, acrobacias y una sencilla pero llamativa producción.

Carmina Burana, compuesta por Carl Orff, está basada en poemas encontrados en el templo Burana de Alemania.

Utilizando vestuarios sencillos, los bailarines, de origen húngaro, narraron con sus movimientos corporales la historia de una mujer que se encuentra en sus últimos días de vida y a quien un grupo de campesinos trata de alegrarle el poco tiempo que le queda.

La compañía de ballet Szeged se caracteriza por la combinación de danza teatral, movimientos acrobáticos y efectos visuales.

Los 12 años que tiene Juronics dentro del ballet se vieron demostrados en la perfecta ejecución artística.

Más de 260 países del mundo han disfrutado de esta puesta en escena, la cual muestra una historia original de Juronics.

Los amantes de las artes y de la danza fueron atrapados por la mágica adaptación de la compañía de baile durante alrededor de una hora.