Carlota Vargas buscará más reuniones con ex alcaldes

La regidora priista dialoga con el ex edil Jesús Hinojosa Tijerina, de extracción panista, y señala que tratará de que otros ex ediles se reúnan con integrantes del actual Ayuntamiento de Monterrey.

Monterrey

La regidora priista de Monterrey, Carlota Vargas Garza, informó que invitarán a los ex alcaldes del PRI y del PAN a que asesoren a los ediles, pues es importante nutrirse de su experiencia.

Durante una conversación que sostuvo con el primer alcalde panista en la capital regiomontana, Jesús Hinojosa Tijerina, la regidora expresó que, efectivamente, la invitación es para los ex munícipes, cualesquiera que sea su partido.

Frente al ex alcalde panista, la regidora dijo que ya se reunieron con Benjamín Clariond, quien antecedió a Hinojosa Tijerina en el cargo.

“Y también tenemos otra con Sócrates Rizzo, y vamos a buscar a Felipe de Jesús Cantú”, advirtió la regidora.

El propósito, dijo, es dialogar con el tema de Monterrey, exclusivamente, a ver qué podemos y debemos hacer y cómo mejorar el trabajo.

Carlota Vargas Garza sentenció que es muy importante tener el consejo sabio, la directriz de cómo se deben desenvolver en estas responsabilidades.

Ambos, uno del PAN; y Carlota Vargas, del PRI, estuvieron de acuerdo que a la Presidencia Municipal de Monterrey, encabezada por Margarita Arellanes, le faltó cortesía política para convocar a un reconocimiento al dos veces ex alcalde de esta Sultana del Norte, Leopoldo González Sáenz.

Los dos expresaron que, independientemente de las condolencias a través de un desplegado, por ser González Sáenz quien construyó en la segunda administración que encabezó, el Palacio Municipal, se le debió dar un trato especial.

Consideraron que por lo menos debieron ofrecer a la familia que los restos fueran velados en la explanada del Palacio de Cristal durante una hora como reconocimiento a la labor al frente de la alcaldía.

Recordaron que, siendo gobernador Fernando Canales, del PAN, corrió la cortesía política a la familia de Alfonso Martínez Domínguez, para que sus restos fueran velados en el patio central de Palacio de Cantera, donde gobernó a nuestra entidad durante seis años.