Canjearán en San Nicolás armas por vales de despensa

A partir del domingo comenzará el programa en el estacionamiento de un centro comercial ubicado en las avenidas Rómulo Garza y Conductores.
Las armas serán destruidas.
Las armas serán destruidas. (Archivo)

Monterrey

A partir de este domingo, el municipio de San Nicolás de los Garza iniciará el Programa Canje y Destrucción de Armas, en coordinación con la Secretaría de la Defensa Nacional y el Gobierno del Estado.

El centro de canje será instalado en el estacionamiento de un centro comercial, ubicado en las avenidas Rómulo Garza y Conductores, en la colonia Hacienda Los Morales, y estará hasta el día 3 de diciembre.

Posteriormente, los días 4 y 5 de diciembre se ubicarán en las calles Arroyo y Francisco Severo, de la colonia Unidad Laboral, cuarto sector. En ambos sitios, el horario será de 09:00 a 17:00.

El armamento y municiones serán canjeados por vales de despensa conforme a los siguientes montos: mil pesos por arma larga, ya sea rifle, fusil, escopeta o carabina; 750 pesos por arma corta de uso exclusivo de las Fuerzas Armadas.

Además, 500 pesos por arma corta, que no sea de uso exclusivo de las Fuerzas Armadas; 300 pesos por arma larga o corta de postas; 300 pesos por cada 100 cartuchos de cualquier calibre; y de 100 a 500 pesos por cada granada, dependiendo de sus condiciones.

El alcalde Pedro Salgado señaló que la reducción de armas en manos de civiles ayuda a combatir la comercialización y venta de estos artefactos en el mercado negro, disminuyendo considerablemente los delitos, gracias a que los índices de criminalidad y violencia están asociados directamente con la proliferación de armas de fuego, que atentan contra la tranquilidad y seguridad de las personas.

“Cabe señalar que las personas que acudan a este programa de desarme voluntario no serán causa de ninguna investigación o cuestionamiento, pues la donación será sin responsabilidad legal, respetando el anonimato de las personas y sin preguntar sobre la forma en que se adquirió el armamento o municiones”, afirmó.

Las armas de fuego y municiones serán destruidas en presencia de los propios donantes o remitidas a la Sedena, en caso de que se encuentre catalogada como de colección o con un valor histórico para la nación.