Se requiere migrar a una mentalidad profiláctica

Cerca del 80 por ciento de los casos se diagnostican cuando el problema está muy avanzado.

Monterrey

Con la creación de la primera Clínica de Prevención del Cáncer se podrá avanzar mucho en la detección y diagnóstico temprano de esta enfermedad, lo que ayudará a salvar vidas.

Cerca del 80 por ciento de los casos se diagnostican cuando el problema está muy avanzado, explicó Abelardo Meneses García, director del Instituto Nacional de Cancerología (Incan), tras su visita al Centro Universitario contra el Cáncer, en el hospital Universitario.

En vísperas del Cancerotón, donde la meta es recaudar 30 millones de pesos para la construcción de la clínica especializada, el directivo señaló que ya se tiene el diseño para este espacio, que se iniciará de manera inmediata cuando se tengan los recursos.

"Ya se tiene el diseño para la construcción de la clínica de prevención y diagnóstico de cáncer, en el tercer piso, un área destinada de 700 metros cuadrados", explicó el director del Incan. Acompañado de su esposa, Verónica Bernal, y las doctoras Silvia Allende y Laura Suchi, directivas del Instituto Nacional de Cancerología, Meneses García dialogo con el doctor Juan Francisco González Guerrero, director del centro, sobre los avances que se han logrado en las investigaciones que se realizan en el hospital Universitario para la prevención de la enfermedad y en el tratamiento a pacientes con estas condiciones.

"Es una clínica que va a ayudar a un porcentaje de la población muy alto, y que piensa que se trata de otra enfermedad, pasa el tiempo, y llegan en etapa avanzada", señaló Meneses García.

Estos proyectos ayudarán a abatir los altos índices de cáncer, gracias a un diagnostico temprano.

Actualmente, dijo el doctor Meneses García, cerca del 70 por ciento de los tumores malignos llegan en etapas muy avanzadas, lo que dificulta su curación.

"Son pacientes que tienen síntomas o tenían síntomas, y siempre pensaron en otra enfermedad, no pensaron en cáncer", expresa.

Se requiere cambiar la mentalidad de la sociedad, y también trabajar con los médicos, para que siempre piensen en la posibilidad de que su paciente pueda tener cáncer, y de ese modo, ordene los exámenes que pudieran descartarlo o detectarlo a tiempo.