Campo de NL muestra los estragos de la sequía

Criadores de cabras de Cerralvo señalan que la situación es crítica para ellos, pues el agua escasea y les compran el litro de leche a muy bajo precio mientras los alimentos se encarecen.
Reportan pérdidas de 40 por ciento de cabeza de ganado.
Reportan pérdidas de 40 por ciento de cabeza de ganado. (Luis García)

Cerralvo

A 95 kilómetros de Monterrey, la sequía tiene un impacto dramático en las familias de la Congregación Bernabé Botellos, municipio de Cerralvo.

Los caprinocultores van de mal en peor: no les suben el precio de la leche, y la escasez de agua les ha pasado una factura muy alta.

"La sequía nos afectó bastante, porque los animales empezaron a perder peso, por cuestión de que no alcanza el dinero para los animales y para comer uno, porque uno de eso vive... o comemos nosotros o comen los animales", señaló Ercilia Lozano, líder de la asociación de caprinocultores de Cerralvo.

"Pues mire, ahorita es seguirle, criar estos animalitos, y los estoy criando con mucho sacrificio como quiera, porque a lo mejor si me pongo a darles bien de comer a ellos, no como yo. O sea que nos estamos dividiendo (la comida), está difícil", la secundó Domingo Gil, integrante de la organización.

Desde hace 4 años, cuando iniciaron su actividad en forma organizada, los caprinocultores venden el litro de leche a 4.80 pesos. Para salir del apuro, requieren un pago de 7 pesos por litro.

Por si fuera poco, la sequía ha mermado su materia prima.

"Pérdidas de ganado, pues fue un 40 por ciento entre todos, la asociación se compone de doce socios, más aparte clientes que les compramos la leche, son como unas 30 familias... ahorita está pintando a lo mejor un poco mejor, porque ha llovido y así, pero el alimento va cada día más arriba y la leche no aumenta", refiere Lozano.

Los estragos que el período de seca ha generado en esta comunidad son evidentes, y los testimonios dan cuenta de la realidad que aqueja a los productores.

"Nos ha traído muchas consecuencias, la muerte de animales, escasos de dinero para comprar comida, poco trabajo... las sequías traen muchas enfermedades, y escasos de recursos para comprar los medicamentos", comentó Javier Gutiérrez, otro de los caprinocultores afectados.

A esto se añade que el agua para uso doméstico llega cada 2 horas y sólo por 15 minutos. Los contenedores son insalubres.

Para este año, la Corporación para el Desarrollo Agropecuario contempla apoyos por 87 millones de pesos para combatir la sequía, 12 millones exclusivos para municipios del sur del estado.

"El sector más vulnerable se puede decir que es el sur del estado, precisamente es que ahí se están enfocando la mayor parte de los programas", indicó Ramón Villagómez, titular de la dependencia.

La prioridad la tienen los municipios de Doctor Arroyo, Galeana, Aramberri, Iturbide, Zaragoza y Mier y Noriega,.

Aunque en los primeros 5 meses del año se han registrado promedios de lluvia por debajo de la media, el Gobierno Estatal es optimista ante la situación.

"Llevamos alrededor de 115, 120 milimetros de lluvia de promedio en todo el estado, el promedio son 140, 145, entonces vamos un poco bajo del promedio histórico... no es un momento crítico para el sector ganadero y el sector agrícola. No esperamos un año malo, malo como hace dos años", dijo el funcionario.