Caintra aplaude que dejen fuera al Sindicato de Pemex

Álvaro Fernández, presidente del organismo, señaló que los integrantes del grupo opositor a la reforma energética son "miopes", ya que están en contra del desarrollo del país.
El presidente del organismo, Álvaro Fernández.
El presidente del organismo, Álvaro Fernández. (Raúl Palacios)

Monterrey

Los industriales de Nuevo León externaron su preocupación porque México está en manos de un grupo de disidentes "estúpidos e ignorantes", esto ante las muestras de oposición que han manifestado contra la reforma energética, a quienes calificó de gente radical, que no han entendido la trascendencia y las implicaciones que representa para el país si la reforma no es aprobada.

Álvaro Fernández Garza, dirigente de la Cámara de la Industria de Transformación de Nuevo León (Caintra), consideró que los legisladores les han manifestado que han sido amenazados por gente opositora a la reforma energética, "no entendemos la postura de algunas gentes radicales, ignorantes y estúpidos que están teniendo en contra de esta reforma, creo que esta situación de bloqueos y amenazas contra funcionarios en dado caso de que pase la reforma, me parece un atentado contra la democracia de nuestro país y contra las instituciones y creo que ha sido fomentado por los grupos de izquierda".

En conferencia de prensa, el presidente de Caintra, advirtió que si no se aprueba la reforma energética como debe de ser "nos va a ir muy mal como país".

Preguntó ¿quién está financiando este movimiento? Esta gente sólo se mueve por un beneficio personal o político.

Y reiteró: "esta gente ignorante, intransigente y estúpida que está en la Ciudad de México tratando de parar esto no tiene ninguna idea de lo que le puede pasar a este país si esta reforma no pasa.

"Yo creo que allí están los foros de discusión donde deben de discutirse, yo les pido que primeramente conozcan el tema, si la gente conociera a detalle el tema comprendieran porque estoy tan molesto y preocupado", añadió.

El dirigente mostró gráficas que son parte de una presentación ejecutiva que expuso hace unas semanas en el Senado de la República y en la cual, muestra con números que México tiene recursos, pero requiere de más inversión, por ejemplo, para explorar y explotar petróleo en aguas profundas, dijo que a México costaría cada pozo unos 250 millones de dólares, mientras que para shale gas el valor es de 10 millones de dólares.

"En México ya se acabó el petróleo barato, que es lo que hay que hacer, traer inversión", enfatizó.

Pemex no tiene la capacidad para invertir, requiere de más empresas para entrarle a ese mercado donde están las reservas petroleras y de shale gas.

Sólo en Texas, Estados Unidos hay cerca de dos mil empresas dedicadas a esta industria, aquí sólo una (Pemex).

Cuestionó: ¿Cuál es el problema, cuál es la dificultad de entender todo esto? Cuando el país no puede subsistir así, la industria la van a cerrar sino hay gas y petróleo, sentenció Fernández Garza.

En relación a los esquemas de producción compartida, concesiones o de utilidad compartida, mencionó aquí se dice que si se opta por concesiones se estaría entregando el país a los extranjeros. "Pues digan lo que quieran, competimos contra el mundo, todos los países en América Latina está bajo un esquema de concesiones, México es el único país que tiene contratos de servicios".