CEDH aplicará medidas contra acoso a indígenas

Ésta es una de las acciones cautelares dictadas por la Comisión, cuyo primer objetivo es frenar la violencia ejercida contra los menores; se elabora recomendación para la SE.
La madre de los infantes reportó el abuso cometido en la escuela “Felipe Ángeles”, en la Topo Chico.
La madre de los infantes reportó el abuso cometido en la escuela “Felipe Ángeles”, en la Topo Chico. (Leonel Rocha)

Monterrey

A partir del lunes, la escuela primaria “Felipe Ángeles” será “intervenida” por la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH), que iniciará una serie de actividades de sensibilización como parte de las medidas cautelares que tomará la dependencia para frenar el acoso escolar que cinco niños de una familia han padecido por su origen étnico.

Catalina Teresa Rivera Díaz, primera Visitadora, señaló que el contacto ya ha sido establecido con la Dirección Jurídica de la Secretaría de Educación (SE) y con la Inspección de la zona a la que pertenece el plantel educativo.

Las medidas cautelares inmediatas dictadas por la CEDH son en primera instancia el cese de las agresiones contra los menores; en segundo lugar que se adopten medidas para que se frene cualquier tipo de discriminación para cualquier otro niño en la escuela.

Por último, que las autoridades de la Secretaría de Educación que supervisan que este tipo de acciones no ocurran, realicen las acciones pertinentes.

“A la Dirección Jurídica se le dictaron estas medidas cautelares y hemos tenido comunicación con ellos, nos han informado que ayer mismo (jueves) se hizo el enlace con la región, con inspección y con la escuela.

“Este viernes están en capacitación y ya les están informando las acciones que deben ejercitar para que estas acciones paren y los actos de discriminación cesen”, dijo.

El lunes, los docentes reunirán a los alumnos para comenzar la labor de sensibilización sobre estos hechos, cuidando en primera instancia, que los menores de la familia Inés Martínez no sean revictimizados.

Será el martes y el miércoles cuando personal de la CEDH se dirija a la institución para comenzar los talleres de sensibilización.

“Nos pidieron intervención de la Comisión Estatal de Derechos Humanos a través de la Dirección de Atención Integral a Víctimas para que se dé capacitación y sensibilización a los niños sobre el tema de los derechos de los niños, contribuyendo a que cesen este tipo de actos discriminatorios”, dijo.

Esta capacitación se impartirá a toda la comunidad escolar, los alumnos, maestros y personal administrativo.

El equipo que se dará cita está integrado por psiquiatras, licenciados en Relaciones Humanas, terapeutas y todo un equipo multidisciplinario.

Señaló que la misma Dirección de Atención Integral a las Víctimas de la CEDH evaluará psicológicamente a los cinco menores de esta familia para brindarles atención, o vincularlos con las instituciones que tengan capacidad de atenderlos.

“Debemos ayudarlos a que enfrenten y salgan de todas las afectaciones que estas acciones pueden estarles ocasionando”, reiteró la funcionaria.

Rivera Díaz dijo que es necesario atenderlos integralmente, de allí que tengan que realizar una intervención completa a todo el entorno escolar. Explicó que también se integra un expediente de queja para investigar las acciones y realizar una recomendación a la Secretaría de Educación.

La funcionaria comentó que entre las consecuencias por estos hechos se encuentran medidas de reparación y de no repetición de los hechos, sin que se descarten medidas administrativas.

“También se pueden iniciar los procedimientos de responsabilidad administrativa que correspondan, pero dos aspectos muy trascendentes en este caso son las medidas de reparación, como la rehabilitación psicológica de la familia, y en el área preventiva las medidas de no repetición, que serían la capacitación al personal que incluso podría tener un cambio en sus planes académicos”, afirmó.

Esta semana, MILENIO Monterrey dio a conocer el caso de un grupo de menores que cursan la educación básica en la escuela ubicada en la colonia Topo Chico, que son víctimas de bullying sólo por hablar en náhuatl, dialecto que su madre les enseñó.