A Band of Bitches, un “laboratorio abierto”

Ushka Rapat, líder de la agrupación regiomontana, que fue la encargada de cerrar la edición 2013 del festival Entijuanarte. Frontera Creativa el pasado fin de semana, habla de la evolución musical ...
El vocalista destacó la honestidad musical de la Avanzada Regia.
El vocalista destacó la honestidad musical de la Avanzada Regia. (Gustavo Mendoza Lemus)

Monterrey

La esquina de México para el norte fue tomada por una “banda de perras”, cuyas máscaras de látex e irreverencia musical presentaron lo que significa ser del “Noreste caliente”.

La agrupación A Band of Bitches fue la encargada de cerrar la edición 2013 del festival Entijuanarte. Frontera Creativa.

Ushka, el pálido y calvo vocalista de la banda, vio desde la distancia cuál fue la evolución del rock hecho en Monterrey cuando en 1993 ya se empezaba a hablar del movimiento Avanzada Regia por todo el país.

Bandas como Zurdok, Jumbo, Control Machete y Plastilina Mosh formaron parte del movimiento que cumple 20 años, y para el vocalista de A Band of Bitches lo que más se rescata del movimiento a la lejanía es la honestidad musical de las propuestas.

Un rockero famoso habló sobre el “tequila, sexo y mariguana” de Tijuana, ¿cómo ven a Tijuana?

Pues yo lo veo más como cerveza, pizza y ya dirán los compañeros. Pero sí, disfruto bastante de esta ciudad cada vez más.

¿Cuál creen que sería la evolución musical de A Band of Bitches?

Estamos haciendo tres elepés y la idea es que siga siendo algo ecléctico, de repente con temas más enfocados al house o al pop, más con unas mezclas raras. Sigue siendo como un laboratorio abierto para el que quiera hacer música.

Más allá de las máscaras, ¿el grupo funciona así, como un laboratorio musical donde pueden entrar o salir integrantes?

Sí. Si en algún momento necesitamos de un músico externo, ya sea un percusionista, alguien de cuerdas o gente de metales siempre buscamos que sea en cuestión de lo que la canción necesita, también un poco va la cuestión del anonimato para que no hubiera ahí cuestiones de egos ni de cultos a la personalidad.

De 1993 y años adelante surgió y tomó forma la Avanzada Regia, a 20 años y como una banda nueva, ¿cómo ven en retrospectiva lo que significó ese movimiento?

Lo que recuerdo es que sí fue una movida fiel de toda la gente que estaba involucrada porque no había incentivos externos, ahora sí que sencillamente era hacer música; en ese momento a nadie le interesaba lo que pasaba en nuestra ciudad, me refiero a los grupos independientes, pues no había disqueras, no había mánager, no había quien te diera un peso, era sacar tu inquietud creativa.

A 20 años ya de la Avanzada creo que sí fue una propuesta bastante honesta pero también fue en algún momento se convirtió en algo feo, se convirtió en una mina de oro para mucha gente y se empezó a perder el enfoque del por qué se hacía la música, y así empezaron a salir una cargada de expositores muy mediocres.

¿Ven que hay una persecución hacia el festival Pa’l Norte?

Sí hay algo de eso, yo no quisiera hablar porque no estoy bastante enterado de cómo está la cuestión, creo que a final de cuentas se va a dar y va ser un gran festival, como lo fue el año pasado.