El Ballet de Monterrey ofrece función de 'Giselle'

El cuerpo de ballet ejecutó con gran destreza esta pieza clásica que ha logrado conquistar a miles de personas desde su estreno en 1841.
Lograron conquistar al público con esta historia de amor y locura.
Lograron conquistar al público con esta historia de amor y locura. (Carlos Rangel)

Monterrey

El Ballet de Monterrey ofreció una gala especial de verano de su obra clásica Giselle en el Auditorio Luis Elizondo.

Con un aforo casi a su máxima capacidad, el cuerpo de ballet ejecutó con gran destreza esta pieza clásica que ha logrado conquistar a miles de personas desde su estreno en 1841.

Con gran atención, el público regiomontano supo apreciar cada uno de los movimientos realizados por el talentoso grupo de jóvenes, que ahora trabajan bajo la dirección de Jorge Amarante.

Mostrando su enorme talento en los dos actos que componen esta puesta, el Ballet de Monterrey se hizo acompañar de una completa escenografia que fue retratando cada uno de los pasajes en donde se desarrolla la historia de amor entre Giselle y Albrecht.

Interpretada por Katia Carranza, esta nueva Giselle supo representar a la perfección esa dulce e inocente personalidad que entrega su corazón sin esperar nada a cambio.

Con gran sonrisa y delicados movimientos, la protagonista logró enganchar con el público que se enterneció con su historia.

Johan Fernández, Adrián Marrero, Luis Ledesma, Claudia Kistler, Deborah Rodríguez, María Martha García y Guillermo Villafuerte también supieron entregarse con gran pasión sobre el escenario.

Ovacionados en más de una ocasión, el Ballet se transformó en un autentico cementerio de lamentos que dieron paso a un desesperado segundo acto en donde el amor se transforma en perdón.