Bajarían energéticos 20% con reforma: Héctor García

En un plazo de seis años habría una disminución significativa de las tarifas eléctricas y de gas, señala el diputado federal Héctor García García.
Héctor García García, diputado federal del PRI.
Héctor García García, diputado federal del PRI. (Archivo)

Monterrey

Una disminución en las tarifas de los energéticos de hasta 20 por ciento en seis años es uno de los beneficios que la reforma energética podría traer a Nuevo León, de ser aprobada en el Congreso de la Unión, aseguró el diputado federal del PRI, Héctor García.

El presidente de la Comisión Especial de Cuenca de Burgos explicó que uno de los principales problemas en el estado en el tema de las tarifas es que no se tiene garantizado el gas para la industria y que actualmente se requiere más inversión para la extracción de gas.

Héctor García explicó que con la reforma energética se busca precisamente la inversión en este sentido, e incluso se contemplan dos gasoductos para Nuevo León, uno de ellos iniciaría el año que viene, el que corresponde de Los Ramones a Linares.

En este sentido, de lograrse la reforma energética, se garantizaría la extracción de más gas requerido para la producción de 60 por ciento de la energía eléctrica, y con ello, mayor inversión a la entidad y la disminución en las tarifas de los energéticos.

“Si nosotros producimos más gas obviamente vamos a bajar el costo del gas, y si con eso comenzamos a generar energía, obviamente el costo de la energía va a bajar, pero no es sólo el sueño de bajar las tarifas, que yo vaticino que así será en seis años más o menos llegaremos a un 20 por ciento en la baja en las energías… sino de garantizarle a los industriales de Nuevo León y a los que quieren llegar a Nuevo León la producción de gas”.

García García garantizó que para mediados de diciembre la reforma estaría siendo aprobada en el Congreso de la Unión, pese a la salida del PRD del Pacto por México, ya que existen tres propuestas que se analizan actualmente.

Una hecha por el PRD: que no contiene reforma constitucional; una del PRI: que lleva reforma constitucional y sus reglamentarias; y otra del PAN: en donde se habla de la apertura a los energéticos a la inversión privada, nacional o extranjera.

“Sin reforma energética es tanto como castigar a la reforma educativa, sin recursos para que la educación pueda llevarse a cabo con los grandes planes que se establecieron, si la reforma energética no sale, la reforma hacendaria tampoco tendría sentido”, sentenció.