Autoridades extranjeras, incompetentes para intervenir en custodia dictada en NL

La parte agraviada debe recurrir a los tratados internacionales sobre el tema, recomienda.
José Roberto Treviño Sosa, juez segundo de lo Familiar.
José Roberto Treviño Sosa, juez segundo de lo Familiar. (Raúl Palacios)

Monterrey

Al darse la separación de una pareja y uno de los integrantes se lleva a los hijos al extranjero, la parte afectada debe recurrir a los tratados internacionales que existen y solicitar la restitución del o los menores a través de la autoridad central, recomendó el juez José Roberto de Jesús Treviño Sosa.

Es importante señalar que la decisión de custodia de los niños es de competencia exclusiva del juzgado donde vive el menor, por ello, si un juez extranjero resuelve al respecto, su decisión es oponible a una reclamación que se haga desde el país de residencia del menor.

"En el tema de la decisión de custodia, el juzgado que va a conocer es donde vive el niño; si el progenitor rompe con eso, suponiendo que sea un padre o madre extranjero, se lo lleva a Alemania o España, el juez alemán o el español no tiene competencia para resolver sobre la custodia.

"Suponiendo que le oculte esta situación ese progenitor al juez y obtenga una decisión, esa decisión no es cosa juzgada, es oponible a una reclamación que se formule desde México para la restitución del menor al país", precisó Treviño Sosa.

En caso de que el padre que tiene la custodia se vea afectado y sus hijos sean llevados al extranjero, hay dos tratados internacionales en el tema a los que se puede recurrir.

"Hay dos tratados internacionales en este tema: uno para América Latina, que es una Convención Interamericana sobre Restitución de Menores, que se da precisamente cuando un progenitor rompe con el otro y se lleva a los niños sin permiso, o se los lleva con permiso pero los retiene en su país de origen y rompe con la residencia habitual.

"Y la otra es una convención, y le podemos decir universal, la Convención de la Haya sobre aspectos civiles de la sustracción de menores; esa convención aplica para casi 100 países que están ahí inmersos. El más reciente en el 2014 fue Japón, que por su propia tradición, era de los más resistentes a incorporarse", puntualizó el juez segundo de lo Familiar en el Estado.

Para activar este mecanismo de restitución de menores, el afectado en México acude a Relaciones Exteriores para enviar la reclamación a la autoridad central del país al que se llevaron al menor, y el juez de ese país, tras localizar a los niños y previo al derecho de defensa del progenitor que se los llevó, los hijos deben ser restituidos al país, a menos que exista una causa grave que lo impida.

"Aquí intervienen los que se conocen como autoridades centrales; el padre o madre que se ve afectado va ante la autoridad central, en este caso de México, sería Relaciones Exteriores para activar estos mecanismos.

"Se turnan las reclamaciones, las solicitudes vía autoridad central, no impide que también se haga directo, pero es un mecanismo que no requiere legalizaciones de documentos, se supone que es una vía más expedita, o más rápida, que ir yo directamente.

"El país donde se encuentra el menor recibe la autoridad central de ese país la solicitud, se turna a un juez, y el juez tiene que localizar al menor y previo a audiencia, previo a derecho que se defienda el progenitor que se lo llevó, porque puede haber alguna excepción o una causa grave por la cual se vaya del país, y al encontrar que no hay un motivo grave, el niño se restituye a México, o viceversa; si se lo trajeron a México se restituye al país correspondiente", señaló.