Asesinan a mujer en Apodaca

Los hechos ocurrieron en un domicilio de la calle Privada Ocotlán, en la colonia Noria Norte.
Archivo Milenio

Apodaca

Una joven de 18 años de edad perdió la vida mientras que su novio y la mamá del mismo resultaron con diversas heridas, al ser atacados a balazos por desconocidos, la noche del miércoles en el municipio de Apodaca

Mientras que la víctima mortal quedó sobre una mecedora en el porche de una vivienda, madre e hijo fueron trasladados hacia un centro médico en el automóvil de un vecino y finalmente quedaron internados en el hospital Universitario.

El incidente fue reportado alrededor de las 23:20 en un domicilio ubicado en la calle Privada Ocotlán casi esquina con Ocotlán, en la colonia Noria Norte.

Reportes policiacos informaron que la joven fallecida se llamaba Sarahí, de 18 años, quien al parecer estaba de visita con su novio en el mencionado lugar.

El caso fue manejado con hermetismo por parte de las autoridades investigadoras, pues sólo indicaron que la señora cuenta con 57 años y su hijo tiene 29, ambos de apellido Cabrera.

Según información extraoficial, al sitio llegaron por lo menos tres sujetos a bordo de un automóvil compacto al parecer Nissan Tsuru en color rojo de modelo no reciente.

Los agresores descendieron y sin mediar palabra comenzaron a disparar contra las personas que se hallaban en el interior de la finca, quedando los estragos de las balas en una de las paredes, mientras que los afectados quedaron dentro del inmueble.

La joven de nombre Sarahí quedó sin vida en una especie de porche, sentada en una mecedora donde fue sorprendida por los delincuentes; recibió disparos en el tórax y en el cráneo.

Por su parte, madre e hijo fueron auxiliados por vecinos, quienes los llevaron en un automóvil rumbo a una clínica particular ubicada en el cruce de las avenidas Ignacio Sepúlveda y Cesáreo Sepúlveda, en la colonia La Encarnación, pero antes de arribar fueron interceptados por socorristas de la Cruz Roja metropolitana.

Los paramédicos les proporcionaron los primeros auxilios a los heridos y los condujeron de emergencia al hospital Universitario sin que se precisara la cantidad de heridas de bala que sufrieron en el atentado.

Mientras tanto, en el lugar del ataque los peritos de la Procuraduría de Justicia encontraron como evidencias principales alrededor de 10 casquillos de calibre 7.62x39, de los utilizados por un arma AK-47.