Asesinan a hombre y le prenden fuego

El cuerpo de la víctima fue localizado frente a un negocio de mofles ubicado sobre la avenida Fidel Velázquez.
Los homicidas dejaron un mensaje para las autoridades.
Los homicidas dejaron un mensaje para las autoridades. (Agustín Martínez)

Monterrey

En un aparente reto a las autoridades, desconocidos asesinaron y quemaron a un hombre, y junto al cuerpo dejaron un recado en el que amenazaban a dos comandantes de la Agencia Estatal de Investigaciones.

En el escrito, los homicidas reclamaban a los mandos medios el cobrar cuotas a comerciantes y empresarios, con lo que habrían invadido las actividades de los delincuentes.

Este incidente fue descubierto minutos antes de las 3:00 horas del viernes en la acera sur de la avenida Fidel Velázquez, entre las calles Laredo y Golfo de México, en la colonia Central, de Monterrey.

Sobre la banqueta y en las afueras de un negocio de mofles, quedó el cuerpo de un individuo completamente carbonizado, y cuyas señas particulares o vestimenta no pudieron ser precisadas.

Fueron elementos de la Policía de Monterrey quienes, al patrullar por esa zona del norte de la ciudad, observaron "un bulto" envuelto en llamas.

Al acercarse para ver de qué se trataba se percataron de que era una persona, por lo cual reportaron el hecho a la central de radio y de allí enviaron refuerzos.

Personal de Protección Civil extinguió el fuego que aún cubría el cadáver, mientras también hacían su arribo los agentes ministeriales de la sección de Homicidios.

Los representantes de la autoridad trataron de evitar que los representantes de los medios informativos se acercaran, pues a escasos centímetros del cuerpo había un mensaje.

Por medio del texto, inscrito en letras rojas en un pedazo de cartón, se lanzaban amenazas contra dos comandantes de la Policía Ministerial.

Los nombres de dichos mandos medios fueron mantenidos en reserva, aunque se les señalaba como supuestos "cobradores de piso" o cuotas a comerciantes y pequeños empresarios.

Debido a las condiciones en que quedaron los restos, la Policía no estableció ni siquiera las características de la persona, menos su probable identidad.

Tampoco se pudo establecer si presentaba determinadas heridas, y si lo llevaron con o sin vida hasta aquel lugar.

El cuerpo calcinado fue trasladado más tarde al anfiteatro del Servicio Médico Forense, donde buscarán su identificación por medio de estudios genéticos.

Durante las labores de campo fue necesario que las autoridades cerraran el paso en cinco de los seis carriles de la avenida Fidel Velázquez, para dar paso al análisis del lugar y a la recolección de evidencias.