Aregional prevé grave desabasto del líquido

Los tres niveles de gobierno no han tomado con seriedad la problemática, señalan.

Monterrey

La distribución desigual de los recursos hídricos, la presencia de cuerpos de agua contaminados, la creciente presión hídrica que ejerce el sector agropecuario y residencial, así como el desperdicio del agua, son algunos de los factores que están incidiendo en que la problemática de abasto del vital líquido vaya agravándose en Nuevo León y el resto del país.

De acuerdo con un análisis elaborado por la consultoría Aregional, lo anterior está provocando a que, de aquí a 15 años, la Ciudad de México y estados del norte y centro del país padezcan un grave desabasto del líquido.

Otros factores que están creciendo son la insuficiente infraestructura hidráulica y la incorrecta valorización de los precios y tarifas de agua, sin contar también una inexistente política pública.

Los analistas apuntaron que una de las problemáticas es que los gobiernos locales no sólo tienen tarifas subsidiadas, sino que, además, en su mayoría no la cobran, por lo que se incentiva al desperdicio del líquido.

Además, Nuevo León, Baja California Norte, el Estado de México y la Ciudad de México cuentan con una capacidad anual actual de proveer menos de 10.0 metros cúbicos de agua renovable a cada 100.0 mil habitantes.

De esta manera, las mayores reducciones en la disponibilidad de agua dulce renovable en los próximos 15 años, corresponden a los estados con alta expectativa de crecimiento económico y poblacional, como Querétaro, Nuevo León y el Estado de México.

Según Conagua y Conapo, dichas entidades mostrarán una caída media anual en la disponibilidad de agua renovable de al menos 1.5 por ciento entre 2014 y 2030.

El análisis refiere que en los últimos años, los tres niveles de gobierno no han considerado seriamente la problemática de los mantos acuíferos.