Arca pugna por reforzar cruzada contra obesidad

Se prevé que de concretarse el nuevo impuesto a las bebidas azucaradas, el precio al público suba entre un 15 y 20 por ciento.
Francisco Garza manifestó que no se oponen a contribuir con el esquema del Gobierno Federal.
Francisco Garza manifestó que no se oponen a contribuir con el esquema del Gobierno Federal. (Carlos Rangel)

Cancún

Ante la posibilidad de que el Congreso de la Unión apruebe un gravamen a los refrescos, directivos de Arca Continental pugnaron por intensificar las campañas contra la obesidad y el sobrepeso, además de generar programas de activación física.

Tras participar en la Copa Mundial Enactus 2013, celebrada en esta ciudad, Francisco Garza, director general de la empresa, señaló que antes de pensar en afectar a la industria con estas medidas, se deben explorar estas posibilidades, y comprometió el apoyo del sector a este propósito.

Indicó que México es un país con altos índices de sedentarismo, problemática que proponen atacar junto al resto de las empresas.

“Ahí podemos todos sumarnos en crear los fondos necesarios en forma voluntaria y más allá que esto, entendiendo que hay un proceso de recaudación que, repito, hay una manera de hacerlo mejor que consideramos que sumamos a todos los usuarios de azúcar, y no impactas a una sola industria”, refirió.

A decir del directivo, el nuevo impuesto no atacará por sí mismo esta problemática, cuyas enfermedades derivadas generan un alto costo al sector salud.

Garza pugnó porque esto no afecte sólo a la industria refresquera, aunque enfatizó en el hecho de que Arca Continental no se opone a contribuir en este esquema que el Gobierno federal planteó a los legisladores.

“Nos preocupa mucho (el impuesto) evidentemente por circunstancias que en primero lugar, este asunto no resuelve la obesidad, por otro lado, están enfocándose en una sola categoría cuando hay muchísimos productos que usan azúcar también.

“Hay mejores alternativas para atacar este problema que son mejores. Desde el punto de vista, sumarnos a la iniciativa del presidente de combatir esta situación de obesidad, pero todos como industria en general, no sólo las bebidas azucaradas, si no todos los usuarios de azúcar”, dijo.

Se prevé que de concretarse el nuevo impuesto a los refrescos, el precio al público se incremente entre un 15 y 20 por ciento, lo que impactará de forma negativa al mercado de bebidas azucaradas.

Si bien el director general refirió que Arca Continental no ha cuantificado todavía esta situación, apuntó que sí habrá una merma importante para las empresas del ramo.