Arborización de San Pedro, una "carrera de relevos"

Buena parte de la foresta municipal está conformada por especies de ornato con entre 40 y 50 años de antigüedad; aún verdes, pero muriendo lentamente.

San Pedro Garza García

De lejos, es el patrimonio forestal frondoso y espectacular que arboriza las principales calles y calzadas del municipio de San Pedro Garza García.

De cerca, son fresnos adultos de 40 ó 50 años que están huecos y llenos de agujeros, y cuya vida útil empezó a extinguirse con una pausada restitución por parte del municipio por cuestión de ornato e imagen y ante el temor a los ecologistas, más que por una política real de previsión de reposición de árboles y administración de áreas.

“No puedo ir a Calzada del Valle y quitar un fresno porque se nos avientan los ecologistas al pescuezo; que por qué lo estamos quitando; no los quiero quitar, quiero reponer algo que realmente funcione.

“(…) Si fuera por vida útil ya los hubiéramos cambiado, pero el ornato no nos deja; vamos conforme se dan los tiempos, al momento en que empiezan a morir; es decir, el árbol como ornato no nos permite, la situación (de) quitarlo, porque todavía está verde, pero si tú te acercas tienen agujeros y huecos en medio; ya están muriendo y la función sustentable ya no nos la da”, afirma Eduardo Martínez Treviño, titular de la Dirección de Medio Ambiente de San Pedro.

“Pero como sigue verde y siguen puestos ahí, ¿cómo le hago?, me tengo que aguantar… y hacer la sustitución, dice.

Pese a reconocer que ya no capturan el monóxido de carbono ni liberan oxígeno y empiezan a envejecer, por lo que dejan de ser sustentables, el funcionario afirma que estos árboles, -cuyo censo se desconoce-, no serán podados.

 “No los vamos a quitar (los fresnos), por supuesto, vamos a estar poniendo árboles a un lado, para cuando ya se estén muriendo, este árbol que pusimos a un lado dentro de 8 a 10 años ya esté frondoso y grande, poder quitar el otro y suplantar o tener la reposición de éste. Estamos tratando de regresar a las especies que son de aquí, encinos, anacahuitas y ébanos”, relata.

Martínez Treviño señala que plantarán al término del trienio de Ugo Ruiz Cortés por lo menos 10 mil árboles de 2, 4 y 6 pulgadas sin inversión económica del municipio, ya que todos son donados y comprados por particulares que piden permisos de construcción.

Las avenidas que se arborizan son Manuel J. Clouthier -con 500 unidades-; Morones Prieto, Calzada del Valle y Calzada San Pedro, además de parques, y colegios, a través de programas como “Arboriza tu campus”, “Arboriza tu parque” y “Adopta un árbol”.

“Los particulares pagan un impuesto que es como el valor de los árboles que quitaste (para construir). Y ellos compran en un vivero de los autorizados o si ellos tienen un vivero, pero me vas a firmar una carta de aval de que se nos entreguen los árboles y es la manera en que estamos trabajando”, explica Martínez Treviño.