CRÓNICA | POR REYNALDO OCHOA

“Apostaría mi cheque a que el PRI no vota la reforma”

Diálogo de sordo

Ciudadanos estallan contra diputados al ver las provocaciones de panistas para "tronar" las coincidencias.

Representantes de organismos condenaron el manejo del tema.
Representantes de organismos condenaron el manejo del tema. (Leonel Rocha)

Monterrey

Han pasado casi 10 años... pero la historia se ha repetido una y otra vez en el Congreso del Estado, con distintos actores pero el mismo resultado: la Ley de Participación Ciudadana de Nuevo León entrando en una calle sin salida...

Hasta el escenario fue el mismo: el Salón Polivalente donde hace un año Gilberto Marcos Handal, Luis Villaescusa y Ángel Quintanilla, abandonaron furiosos al sentirse utilizados por Acción Nacional para, como ellos mismos expresaron, montar una escena en la que se culparan unos a otros sobre por qué no se puede llegar a un consenso.

Luego de aquello, el Congreso optó por realizar una reforma a la Constitución del Estado, antes que aprobar la Ley que regule el uso de figuras como el referéndum, plebiscito y consulta popular.

La escena se repitió este lunes, ahora sólo Tatiana Clouthier sobrevivió a aquella escena y se agregaron actores como Jesús González, Lilia González y José Luis García Krauss, que recientemente comenzaron a ser visibles en la lucha por la participación ciudadana.

De nuevo el PAN acorraló al PRI: En cuestión de segundos, Alfredo Rodríguez Dávila, líder de la fracción mayoritaria del PAN, y Enrique Barrios, diputado de la misma fracción, pusieron el dedo en la llaga.

"Nosotros vamos por todas las figuras, queremos que en el Pleno los que no estén de acuerdo que lo digan y lo propongan".

Aún confundidos por la escena, algunos comenzaron a cuestionarse por qué el cambio repentino del PAN para incluir 11 figuras de participación, cuando una semana antes habían rasurado la propuesta.

"¿Pero por qué ahora si incluyen revocación de mandato?", cuestionó tímidamente Lilia González.

La respuesta de Barrios fue elocuente y mostró que aquello era una emboscada para demostrar que el PRI "era el malo de la película".

"Nosotros sí estamos de acuerdo con todas las figuras... pero apostaría mi cheque a que el PRI no vota la reforma", dijo a su estilo Barrios.

Las palabras del legislador local del PAN despertaron en los asistentes la duda y molestos comenzaron a cuestionar la utilización de la que sintieron objeto, pero sin posibilidad de que el tema por el que han luchado saliera adelante.

"Mero beneficio electoral", calificó José Luis García Krauss.

"Es una lucha que se encamina de nuevo al callejón sin salida, no estamos aquí para aceptar un 'el PRI no quiso', no queremos que se laven las manos, no queremos que se negocie en el Pleno, si no está negociado no lo suban, ¿de qué nos sirve señalar al PRI? Ya lo hemos señalado durante años... esto fue una emboscada, sí, y no queremos caer en estos juegos", reclamó airadamente Roberto Gallardo.

Ante los reclamos, surgió el de Tatiana Clouthier quien entendiendo el escenario retó a los partidos: "Si ya tenían un acuerdo, súbanlo con esas tres figuras (referéndum, plebiscito y consulta ciudadana), ya nosotros en otra legislatura intentaremos subir más figuras".

Alfredo Rodríguez intentó calmar los ánimos, pero también exaltado aseguró que era la mejor forma.

"Queremos llevar a su máxima expresión la negociación, que mejor que en el pleno se discuta y ustedes vean quien si quiere y quien no".

De nuevo José Luis García Krauss exigió que al Pleno se llegara con un acuerdo y no con una diferencia.

"No queremos sólo señalar 'ellos fueron los malos', no vamos a caer en esos juegos, esto no es personal, pero tampoco es partidista... y si no pueden alcanzar un acuerdo, si aquí no pueden, entonces vengasen con nosotros a la calle, desde este lado".

Los diputados del PRI, José Juan Guajardo, Gustavo Caballero y Carlos Barona, aprovecharon para irse, y sólo Francisco Cienfuegos y Alberto Serna permanecieron.

Pocos Se quedaron a la Comisión de Legislación, donde se aprobaría la segunda vuelta de participación, sin un consenso para ser ratificada en el Pleno del Congreso.

Mesa de trabajo en el Legislativo