Alfa defiende reglas 'a modo' para Planetario

De renunciar a los privilegios que le concedió el ex alcalde Mauricio Fernández, perdería la mitad de las ganancias en viviendas.
Las propuestas buscan garantizar el posicionamiento estratégico del sector.
Las propuestas buscan garantizar el posicionamiento estratégico del sector. (Leonel Rocha/Archivo)

San Pedro Garza García

No es casualidad la renuencia del Grupo Alfa para integrar el predio del Planetario, en la zona de Carrizalejo, al Plan de Desarrollo Urbano 2030 que prepara el municipio de San Pedro: de hacerlo, perdería privilegios que ganó en 2011 y la mitad de las ganancias que obtendría al detonar habitacionalmente la zona.

Desde hace meses que la actual administración de San Pedro trata de convencer a los representantes de Alfa de modificar los lineamientos negociados con el ex alcalde Mauricio Fernández para desarrollar la zona del Planetario y adherirse al Plan de Desarrollo Urbano 2030.

Fuentes municipales han señalado que el consorcio no está interesado pues perdería lo negociado con Fernández Garza.

El acuerdo de lineamientos de construcción para los terrenos de Planetario de 2011 le permitiría a Alfa, si opta por ejercer los derechos adquiridos, construir bajo reglas propias, sin considerar las normativas urbanas municipales.

Estos privilegios le permiten a Alfa tomar lo mejor de dos planes de Desarrollo Urbano distintos: del plan vigente al día de hoy puede tomar lo referente a la altura de construcción, que le permite construir edificios mayores a los 10 pisos, así como el coeficiente de uso de suelo (CUS) que es 2.5, es decir, 220 metros cuadrados por vivienda.

En tanto, del nuevo plan de Desarrollo Urbano que está por aprobarse, Alfa tomaría el uso de suelo mixto, ya que en el plan actual, los terrenos de Carrizalejo son una zona de servicios que incluye una franja comercial en la colindancia con Gómez Morín.

A decir del regidor Francisco Flores Maldonado el Plan 2030 pudiera ponerse a consideración del Cabildo en cualquier momento, luego del receso vacacional de Semana Santa, pero será el alcalde Ugo Ruiz quien en todo caso deberá proponer al cuerpo edilicio el análisis y modificación del convenio con Alfa.

EN JUEGO, 9 MIL MDP

De construir el complejo habitacional y de servicios para el que el ex alcalde Mauricio Fernández Garza les dio "carta blanca", el grupo Alfa percibiría más de 18 mil millones de pesos sólo por la venta de vivienda multifamiliar que tienen prevista.

Sin embargo, de acceder al nuevo plan de Desarrollo Urbano que prepara la administración de Ugo Ruiz y que está en consulta desde 2011, Alfa se quedaría sólo con la mitad de las ganancias en vivienda, ya que la altura máxima que permite para la zona es de 5 pisos en el trazo que colinda a la avenida Gómez Morín, y de 10 en el caso de Roberto Garza Sada.

Con esto, sólo construiría un aproximado de 207 mil 796 metros cuadrados de vivienda, cuyas ganancias ascenderían a poco más de 9 mil 343 millones de pesos, la mitad del estimado.

El convenio hecho con el entonces alcalde Mauricio Fernández, accionista de Alfa y hermano del director general del consorcio, les permite la construcción de 414 mil 157 metros de vivienda, sin contar que el terreno permutado también tendrá un porcentaje de lotes para oficinas y otros de tipo comercial.

Corredores de bienes raíces consultados por MILENIO Monterrey señalaron que el metro cuadrado construido en esta zona se encuentra por el monto de 3 mil 459 dólares, es decir, 44 mil 967 pesos.

FAVOR AL MUNICIPIO

La polémica de este convenio y sus muy particulares condiciones, comenzó desde su negociación y posterior aprobación, el 31 de marzo de 2011, cuando se celebró un convenio de compensación o permuta, de lo que le correspondía al municipio por el "Proyecto Carrizalejo" por otro terreno en avenida Díaz Ordaz para la construcción de un cuartel de seguridad que finalmente no se edificó, así como para campos deportivos municipales.

Alfa ha insistido en que para sus accionistas esta permuta fue un "favor al municipio", que no hubieran aceptado si no fuera por la cercanía con el alcalde Mauricio Fernández, su socio.

Según fuentes de la actual administración sampetrina y profesionales del derecho, el acuerdo firmado en 2011 permite a la empresa quedar legalmente protegida para ejecutar el convenio en las condiciones que fue aprobado por el Cabildo, sin importar que estas no cumplan con la normatividad urbana.

ALTURAS COMPATIBLES

El nuevo plan de Desarrollo Urbano 2030 crea el "Distrito Carrizalejo", ya que antes la zona formaba parte de San Ángel, pero Alfa se niega a adherirse, pues equivaldría a renunciar a las concesiones otorgadas por uno de sus socios, Mauricio Fernández.

Las propuestas del nuevo Plan, que lleva en consulta más de dos años, se basan en la necesidad de buscar un "posicionamiento estratégico" para la zona.

Entre estas propuestas se encuentran: "garantizar que el desarrollo en el polígono cumpla con los acuerdos establecidos; especificar la proporción máxima de los usos del suelo permitidos en el polígono según lo establecido en los acuerdos y promover que las alturas del desarrollo sean compatibles con el entorno inmediato", situación que el trato realizado entre el ex alcalde y la empresa de su familia, echaría por tierra.