Agencia anticorrupción, antes que reforma fiscal

Gerardo Guajardo Cantú, director de la maestría en Gestión Pública de la EGAP, comentó que el Gobierno Federal debería de implementar otras medidas.
Gerardo Guajardo Cantú dijo que podría haber malos manejos. Foto: Roberto Alanís
Gerardo Guajardo Cantú dijo que podría haber malos manejos. Foto: Roberto Alanís

Monterrey

La iniciativa de reforma hacendaria llega en un mal momento por el preocupante escenario económico y porque no se ha creado la Agencia Nacional Anticorrupción propuesta por el Gobierno Federal al inicio de su mandato, advirtió Gerardo Guajardo Cantú, director de la maestría en Gestión Pública en la EGAP del Tecnológico de Monterrey.

La Agencia Nacional Anticorrupción debió haber sido la primera iniciativa aprobada ya que de avanzar la reforma fiscal se proyecta recaudar 240 mil millones de pesos sin que existan mecanismos anticorrupción y podría haber fugas o desviaciones de recursos por prácticas corruptas, dijo el experto.

“Esta reforma me parece inoportuna porque en el escenario internacional y se está viviendo una desaceleración, algunos expertos en economía han dicho que se trata de una recesión, México no se sustrae de esos movimientos económicos ya sea como se le quiera denominar.

“La iniciativa de crear una Agencia Nacional Anticorrupción a pesar de ser la primera (propuesta) no se ha tocado y resulta interesante porque ni siquiera se ha discutido a profundidad y a esta altura ya se debió haber aprobado (...)”, dijo.

Señaló que de aprobarse la reforma como la que se está proponiendo representaría mayor carga fiscal para las empresas.

Guajardo Cantú comentó que el Gobierno Federal debería de implementar medidas internas como el combate a la corrupción, promover la eficiencia del gasto, hacer una reforma de gran calado para incorporar a todas las personas que están en la economía informal y en un tercer punto que los contribuyentes que ya de alguna manera apoyan de forma importante hagan un mayor esfuerzo por contribuir más.

El experto coincidió que la iniciativa hacendaria parece más una miscelánea fiscal pero de eliminarse algunos impuestos como el gravar la compra-venta de vivienda, crédito hipotecario o bien algunos puntos que afectan a empresas maquiladoras resultaría en una “miscelánea light”.

Por su parte Daniel Flores Curiel, director de la Facultad de Economía de la UANL comentó que de aprobarse la reforma hacendaria sin algún cambio significaría un impacto importante a la mayoría de las clases sociales en el país.

Dijo que la reforma debería de eliminar aspectos que se consideran como negativas ya que podría traer un efecto sobre la inflación así como una afectación al empleo.