Se arraiga en paladar de clientes mexicanos

El restaurante 100 Montaditos busca atraer a jóvenes estudiantes y profesionistas entre 18 y 35 años, que gusten de probar nuevas opciones de alimento.

Monterrey

Con 11 franquicias a lo largo de la República Mexicana, el restaurante de origen español 100 Montaditos buscaría posicionarse como una referencia cultural de su país de origen en México. Especialmente entre los sectores más jóvenes de la población.

Así lo detalló Judith Rodríguez, jefa de mercadotecnia de 100 Montaditos a nivel nacional, quien explicó que de la misma manera como ha ocurrido con la marca en el país vasco, la cadena ha ido creciendo lentamente pero se ha ido arraigando en el paladar de los mexicanos.

"Diferentes restaurantes aquí han estado implementando el "casual food", que es comida rápida pero de calidad, en donde el ambiente es cómodo y casual y puedes disfrutar de la compañía. Esto es lo que es 100 Montaditos, que trae lo mejor de la cultura española a México", señaló Rodríguez.

La cadena de restaurantes busca atraer a jóvenes estudiantes y profesionistas entre 18 y 35 años, que gusten de probar nuevas opciones de alimento y disfrutar de bebidas que ofrecen las 11 franquicias ubicadas en Guadalajara, Distrito Federal, Estado de México, Aguascalientes, San Luis Potosí, Mexicalli, Ciudad del Carmen, Playa del Carmen, Veracruz y Monterrey.

La idea de 100 Montaditos nació durante la crisis económica en España para ofrecer una opción barata de comida a los españoles, promocionando los "montaditos" (una especie de pequeña torta con diferentes ingredientes) a un euro todos los martes. Esta promoción incluía –y todavía incluye- las bebidas de igual manera: vinos y tintos de verano.

Cuando la marca migró a México, se tomaron decisiones de cambiar un poco el menú, explicó Rodríguez. Y es que a veces el mexicano no está acostumbrado al tipo de comida que se come en otros países y extraña sus ingredientes favoritos.

"Es por esto que creamos montaditos como el de arrachera con guacamole y pico de gallo; uno de hamburguesa, de hot dog, o mollete, la idea fue jugar con los ingredientes mexicanos para que las personas que no se atreverían a comer esto, lo hicieran", señaló Rodríguez.