Inhabilita Protección Civil estructuras del Domingo Santana

La directiva del Club Bravos de León deberá presentar documentación que demuestre que las estructuras temporales instaladas son seguras y garantizan la integridad de aficionados y jugadores

León

La Dirección de Protección Civil informó que todas las estructuras metálicas que de manera temporal fueron instaladas por la directiva de los Bravos de León en el estadio Domingo Santana quedarán inhabilitadas, luego de que el día de ayer se registrara un accidente en el inmueble en el que resultaron lesionadas tres personas.

La resolución fue tomada en la audiencia llevada a cabo este jueves en la que además se requirió que los representantes del club presentaran documentación que pruebe que la seguridad de los aficionados está garantizada cuando acudan al inmueble a los partidos que la novena leonesa jugará durante la temporada 2017 de La Liga Mexicana de Beisbol.

TE RECOMENDAMOS: Colapsa estructura en estadio de Bravos; hay lesionados

Luego de que el personal del Club no presentara en la audiencia de este jueves la documentación requerida tras las actas emitidas por la Dirección de Protección Civil, ésta misma dependencia determinó la inhabilitación de todas las estructuras temporales hasta que se emita un nuevo dictamen estructural de cada elemento y en el que se muestre el visto bueno de acuerdo con la Dirección de Desarrollo Urbano, la Dirección de Obra Pública y la misma Dirección de Protección Civil.

Inicialmente, la directiva del Club había cumplido el requerimiento de presentar la Memoria de Cálculo de la estructura del graderío, por lo que obtuvieron el dictamen de seguridad para el evento; sin embargo, se corroboró que dicha estructura todavía se encuentra bajo trabajo de adecuaciones y construcción por lo que se ratificó de manera definitiva su inhabilitación.

Al respecto de la estructura metálica que cayó sobre el jardín central del estadio, se determinó que las causas fueron las condiciones atípicas del clima y del viento, aunque también se requirió para esto un nuevo dictamen de seguridad que garantice la integridad de aficionados y jugadores.