Afecta lluvias a familias en San Juan de Abajo

Para salir de la colonia San Juan de Abajo es necesario cruzar aproximadamente dos kilómetros de terracería en tiempo de lluvias, por lo que cientos de familia se ven afectadas. 

León, Gto

Cientos de familias se ven afectadas por la lluvia en San Juan de Abajo, simplemente para entrar o salir de la colonia hay que cruzar aproximadamente dos kilómetros de terracería, que en tiempo de lluvia se convierte en un lodazal que hace casi imposible transitar tanto a peatones, ciclistas y automovilistas, sin mencionar la falta de servicios que complica las actividades de los habitantes.

El reporte llegó a través de la línea #YOLOVI de MILENIO como una de las colonias más olvidadas de León, por no contar con servicio de drenaje, red de agua potable, ni calles pavimentadas.

“Tenemos la necesidad del drenaje, agua potable, cuando llueve no entran las pipas, como ve ahorita hay mucho lodo, no podemos llevar a nuestros hijos a la escuela, batallamos para nuestras salidas, a mi me da pena estar frente a ustedes pero yo creo que a veces es necesario que nos tomen en cuenta, San Juan de Abajo es gente que necesita ayuda” comentó Viridiana Hernández.

La falta de pavimentación no solo afecta para el traslado de los habitantes, además genera problema porque las pipas encargadas de llevarles más servicios no pueden ingresar por los charcos y grandes cantidades de agua que lo convierten en un arroyo pluvial, como lo comentó Nicol López vecina de la zona: “Para empezar en este tiempo las calles se ponen horribles que ni siquiera el gas quiere entrar a las calles, desde ahí le batallamos, en cuestión de los baños también huelen horrible porque aquí tenemos pura fosa y huele muy mal, no sé si se pueda hacer algo pronto, porque sí le batallamos mucho para todo” también nos compartió porque todos usan botas de plástico “Inclusive, ve que todos aquí usamos botas para poder salir de la casa porque si no, no se puede”.

Pero a pesar de usar sus botas de plástico, en ocasiones ni eso es suficiente para poder realizar sus actividades diarias; “tenemos que salir con botas de hule porque sino uno se llena de lodo si así mis niños se llenan de lodo toda la espalda, ahorita ya tengo esta semana que no los he llevado a la escuela por lo mismo de que está lloviendo y por el camino no se puede salir, de hecho de aquel lado donde yo vivo está inundado esta todo lleno de aguay pues nadie hace nada” Nos compartió la Señora María Romero.

Y así es como este escenario se repite año tras año, generando que este paisaje sea ya común para los habitantes de la colonia y en lugar de poder tener calles dignas, tienen que prevenirse y comprar botas de hule para poder salir de sus casas; “lo que pasa es que uno se acostumbra al lodo, a lo que son las lluvias tenemos que comprar botas de hule para andar en las calles” comentó un vecino de la zona.