Un verdadero héroe

El policía de León, Miguel Ángel Muñoz Nabor, participó en la detención de tres ladrones de bancos y es uno de los personajes del 2017. 

León, Gto.

El pasado 18 de septiembre, el elemento Miguel Ángel Muñoz Nabor, asignado al grupo motorizado de zona bancaria, intervino en la detención de tres hombres, que a bordo de un vehículo huían después de haber asaltado una sucursal bancaria de la colonia La Moderna, lo que consta en un video que se difundió en redes sociales.

 “Le apuntó (a los asaltantes) le dije: ya párate o te voy a disparar”, relató el elemento, al señalar que con la detención se recuperó el dinero y se decomisaron las armas de fuego de los ladrones.

El elemento reconoce que hay miedo al enfrentarse a los delincuentes, factor que juega a su favor, pues es actuar con base en lo que les han preparado.

 “Al principio estás en un estado de euforia con la adrenalina, estás alerta, excitado, llegas intervienes, la bronca es cuando empieza a llegar a su nivel la adrenalina, ahí empiezan los temblores, es algo normal, empiezas a pensar ‘¿qué fue lo que hice?’. Pero para eso estamos”, detalló.

Hasta octubre del 2016, Miguel cumplió con la inquietud que tenía desde pequeño de ser policía, pues previo a ello, se desempeñó por 24 años como Tránsito Municipal, por lo que ya se había enfrentado a los delincuentes en varios asaltos.

Con cuatro años de servicio, recordó la muerte de su compañero, “Era elemento de Tránsito, fue un asalto bancario en el parque Hidalgo, cuando él empieza a pedir apoyo, llego, lo encuentro con varios impactos de arma de fuego, le dispararon con arma de grueso calibre y le despedazaron el hígado”, afirmó.

Detalló que al ver el charco de sangre en el piso predijo el trágico final de su compañero. “Me quedé con la impotencia, se me salieron las lágrimas, situaciones que tienen que superar… vaya, no me acordaba de eso”, dijo. Relató que como agente vial, hace 10 años detuvo a un par de sujetos que asaltaron a trabajadores en un centro comercial, ese día Miguel intervino sin percatarse de que no traía su arma a cargo.

“No estaba con la certeza de que no traía arma; yo estaba con la seguridad de que traía el arma, me toco la funda vacía, dije ‘ya valió’; ellos pensaron que estaba armado”, detalló.

Como policía, el uniformado se dijo satisfecho, pues personalmente se ha superado y aunque ha tenido tropiezos reconoce que le han ayudado a levantarse.

“Me ha dejado más satisfacciones que cosas tristes, y soy de las personas que olvidan muy pronto las cosas tristes, no me acuerdo”, dijo al reconocer que lo más complicado de ser policía es la ausencia de la familia, lo que trajo como consecuencia el divorcio de su primera esposa, pero, por otro lado asegura que son quienes le motivan a seguir adelante.

Muñoz Nabor reconoce la falta de elementos en operatividad y posiblemente de equipo, con un sueldo que consideró digno, pero al que al mismo tiempo sugiere que le podría agregar un poco más.

“Seguimos demostrando que con lo que tengamos, lo hacemos y lo hemos hecho”, aseguró el oficial padre de cuatro hijos.