Piden a iglesias tener registro de imágenes

Robo de arte sacro crece en Guanajuato, muchas de las piezas que son sustraídas de las iglesias, terminan primero en tiendas de antigüedades de prestigio.
Juan Alcocer Flores, de Cultura. Foto: Archivo
Juan Alcocer Flores, de Cultura. Foto: Archivo

Guanajuato, Gto.

El director del Instituto de Cultura del Estado, Juan Alcocer Flores, aseguró que ante el saqueo de arte sacro que se da en templos e iglesias de la entidad, además de instalar cámaras, los sacerdotes deben de contar con un registro fotográfico de imágenes, santos y todas aquellas piezas que estén en esta modalidad.

El funcionario estatal advirtió que muchas de las piezas que son sustraídas de las iglesias terminan primero en tiendas de antigüedades de prestigio y después en la sala de alguna persona adinerada que las compra sin saber su origen, por lo que es importante que los propios feligreses les tomen fotos a sus santos y si es necesario, denunciar sus robos en redes sociales.

TE RECOMENDAMOS: "Delincuentes ya no respetan lo sagrado": vicario Blas Flores

"Que la gente que compra sepa que está comprando algo robado, es lo menos que podemos hacer en defensa del arte sacro".

Consideró que se deben tomar medidas de prevención para evitar que las iglesias y las comunidades pierdan su patrimonio por robos, porque los delincuentes arrasan con todo, sin importar que se trate de santos que forman parte de la historia de los fieles.

Alcocer Flores hizo la diferencia entre los robos que también se dan en las iglesias para llevarse las alcancías, los equipos de sonido o los micrófonos; y otra las piezas que representan parte de la historia de la población.

"Si antes pensábamos que porque era iglesia, los ladrones se iban a arrepentir apenas entrando: olvídenlo, eso ya no existe, fue todavía hace 10 años cuando la gente decía que había temor de Dios, ahora entran como si fuera cualquier otra cosa y se llevan lo que hay", señaló.

Consideró que lo que está pasando es lamentable y la instalación de cámaras de vigilancia debe ser una constante en todos los templos para tener un monitoreo permanente, "pero también cientos de ojos, que puedan estar vigilando lo que les pertenece, porque los bienes de la iglesia son bienes de toda la población".

Hay imágenes que por sus características son patrimonio de todas las personas "y son depositarios de fe y de esperanza", y son objeto de devoción de generaciones de familias porque se trata de imágenes muy antiguas", cuando son robadas se llevan los recuerdos.

Como ejemplo mencionó que en el municipio de Salamanca "se robaron la puerta del Sagrario, en el templo de San Agustín, que es una puerta bellísima, y gracias a que tenemos registro la recuperamos, y ¿dónde estaba?, en una tienda de antigüedades en San Pedro Garza García, que es un municipio de gente muy rica".