El reto es humanizar el trabajo

México tiene mejor legislación que otras naciones, pero otras más lo han superado 
Ángel Arellano Espinoza afirma que los retos de hoy son mejorar las condiciones de salud y de seguridad.
Ángel Arellano Espinoza afirma que los retos de hoy son mejorar las condiciones de salud y de seguridad. (Foto Moisés Cervantes)

León, Gto

Dar más importancia al aspecto biopsicosocial del trabajador, en el que se resalten los factores de la seguridad y la salud, es uno de los grandes retos por alcanzar en la evolución del derecho laboral mexicano, señaló el experto Ángel Arellano Espinoza.

La Asociación Civil Militancia Ciudadana, como parte de sus actividades de formación social participativa, organizó la conferencia magistral La Evolución del Derecho Laboral en México, a cargo de quien fuera delegado federal del Trabajo en el Estado de Guanajuato, Ángel Arellano.

ANTECEDENTES EN MÉXICO

"A principios del siglo XX en México funcionaban más de cinco mil fábricas de toda índole y operaba la primera siderúrgica de toda América Latina. El régimen no había contemplado una legislación laboral", comentó Arellano Espinoza.

"La pirámide social urbana descansaba en la clase obrera compuesta por más de un millón de personas que vivían hacinadas en barrios pobres, especialmente en la ciudad de México.

"Entre 1906 y 1907 se crea el Departamento del Trabajo. La fundación de la Casa del Obrero Mundial sería el primer intento de unificar el movimiento obrero a nivel nacional", añadió.

"Carranza convoca un congreso constituyente. Los artículos referentes a la legislación laboral que se aprueban son el 5º y el 123 que regula la jornada a 8 horas, prohíbe el trabajo infantil, reglamenta el trabajo de jóvenes y mujeres, establece el descanso obligatorio, el salario remunerador y en efectivo, y las juntas de conciliación para resolver conflictos obrero patronales.

"El 5 de febrero de 1917 se firma en Querétaro una nueva Constitución, pero habrían de pasar 14 años para que esta legislación se reglamentara y pudiera empezar a aplicarse con la promulgación de la Ley Federal del Trabajo en 1931".

Arellano Espinoza narra que en mayo de 1918 Carranza apoya la organización de un Congreso Obrero Nacional en Saltillo y ahí nace la Confederación Regional Obrero Mexicana (CROM). Se empiezan a forjar los primeros cimientos de lo que será el corporativismo. El electricista Luis Napoleón Morones surge como Secretario General de la CROM.

"Morones establece alianzas con los empresarios y alienta la producción a cambio de mejores salarios y condiciones para sus agremiados", señaló.

NACE LA CTM

Refirió Ángel Arellano que en febrero de 1936 se consolida la Confederación de Trabajadores de México (CTM) y Vicente Lombardo Toledano es elegido secretario general de 1936 a 1940. Fidel Velázquez es elegido secretario general en febrero de 1941.

En el Gobierno de Ávila Camacho se crea el IMSS para atender a los trabajadores del sector privado. El departamento del trabajo se convierte en la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) en 1940.

A fines de 1959 el Congreso aprueba una reforma fundamental del artículo 123 constitucional. Se elevan los salarios, días de descanso, vacaciones, sobresueldos y compensaciones de los trabajadores al servicio del Estado.

En los primeros meses de 2001 se integra una mesa técnica para redactar una propuesta de modificaciones a la Ley Federal del Trabajo para mejorar las condiciones de los trabajadores.

El 30 de noviembre del 2012 se publicó en el Diario Oficial de la Federación las reformas, adiciones y derogaciones a diversas disposiciones de la Ley Federal del Trabajo.

En octubre de 2016 el Senado aprobó el proyecto de decreto por el que se reforman los artículos 107 y 123 en materia de justicia laboral.

PERSPECTIVAS, HOY

Ángel Arellano señala que la historia de luchas, entre luces y sombras, ha permitido que se tengan avances importantes en el derecho laboral, pero los retos de hoy son "mejorar aún más las condiciones de salud y seguridad en el trabajo y fuera de este".

Dijo que una asignatura pendiente que se contempla en la Reforma Laboral del país, es la creación de un órgano autónomo conciliador para los conflictos laborales. En el aspecto de la salud se debe mejorar más aún la atención de enfermedades que de alguna forma hayan tenido que ver con las condiciones del trabajo.

"De igual manera, la normatividad debe de estar acorde a los avances tecnológicos y científicos que existen en el mundo y en el país", todo esto para humanizar más los derechos y obligaciones en el trabajo.