La conferencia del Dalai Lama provoca un caos carretero

El flujo vehicular en la carretera León-Cuerámaro se vio afectado por la ellegada del Dalai Lama, cientos de asistentes llegaron tarde a la charla y a otros no se les respetó su lugar en el ...
Largas filas de vehículos en la carretera León-Cuerámaro.
Largas filas de vehículos en la carretera León-Cuerámaro. (Mauricio Contreras)

León, Gto.

El arribo al Centro Fox para escuchar la conferencia del Dalai Lama, originó un caos carretero y que cientos de personas llegaran tarde para escuchar al líder religioso.

Incluso esto generó reclamos a la gente de seguridad y guías que coordinaban el evento en el Centro Fox, ya que personas que pagaron por un lugar simplemente no se les respetó y tuvieron que ocupar otro ante la multitud que acudió.

Pese a que se recomendó a los asistentes llegar a las 8:00 de la mañana, pocos fueron puntuales. El tráfico comenzó a originarse entre 9:15 y 9:30 de la mañana. El bulevar Hermanos Aldama, que se convierte en la salida León-Cuerámaro fue insuficiente para desfogar los carros que se dirigían al Centro Fox y los que simplemente transitaban por esa zona entre ellos vehículos de carga pesada.

La fila para poder ingresar a un estacionamiento alcanzó hasta dos kilómetros y en ocasiones se extendió un poco más ya que las personas que buscaban llegar a tiempo, rebasaban y se metían a la fila de autos a la fuerza.

En los vehículos viajaban principalmente mujeres, personas de la tercera edad y en algunos casos hasta familias completas, la mayoría con placas foráneas.

La molestia de decenas de asistentes que compraron un boleto para escuchar al Dalai Lama, fue llegar al Centro Fox y toparse con estacionamientos repletos además de que el acceso principal a San Cristóbal fue cerrado.

Pese a que la conferencia dio inicio a las 10:00 de la mañana. A las 10:30 decenas de personas continuaban llegando, buscando el lugar que compraron, con la sorpresa de que no había ni una sombra para cubrirse del sol.

Y es que los más de 8 mil asistentes tuvieron que escuchar la conferencia a pleno rayo de sol. No se instaló ninguna carpa, ni sombra, a diferencia de otros días que la temperatura bajó, ayer el calor fue insoportable, por lo que algunos asistentes decidieron buscar una sombra.

Aunque la mayoría de los espectadores aguantó hasta que concluyó el evento cerca a las 11:30 de la mañana, al retirarse el Dalai Lama, el lugar se vació rápidamente, por la alta temperatura que se registraba en ese momento.