Una ciudad fantasma, solo a la hora del juego

La gente se quedó en sus casas para ver el partido de la Semifinal entre León y Toluca, después los aficionados saldrían a festejar el pase a la Gran Final contra Pachuca.
La Calzada de los Héroes estaba vacía durante el partido.
La Calzada de los Héroes estaba vacía durante el partido. (Germán Moreno)

León

La ciudad se paralizó por completo.

Desde poco después de las 11:00 de la mañana de ayer y hasta las 2:00 de la tarde, la afición del equipo León se congregó en diferentes lugares para ver el partido de la Fiera contra el equipo Toluca.

Por lo que el silencio que imperó en las calles de León estuvo acompañado por momentos de tensión que se rompieron en las jugadas de peligro.

Las principales avenidas de la ciudad lucieron vacías, el bulevar López Mateos, el Mariano Escobedo y el Torres Landa a penas lucía con algunos vehículos y camiones de transporte urbanos, también vacías.

El Arco de la Calzada, punto de reunión para cientos de ‘hinchas’ lució normal durante los 90 minutos de juego, en tanto, los vendedores, sabiendo de la ventaja del equipo local, ya se instalaban con puestos de banderas, matracas y camisetas.

También vendedores de frutas, raspados y ‘rusas’ se preparaban para despachar a los aficionados con una temperatura de 34 grados Centígrados.

“Ya está por pasar a la final el equipo que ya dábamos por inactivo en esta temporada, agárrense que va a estar bueno”, comentó Juan, mientras preparaba fruta picada.

 Incluso las tiendas que fueron frecuentadas  en este fin de semana por los aficionados para surtirse de botana y bebidas también lucieron vacías, solo el sonido de la televisión o del radio ambientaban los comercios.

Los bares y restaurantes  de la Zona Centro y de centros comerciales también mostraron una baja afluencia de clientes, a pesar de que algunos anunciaron promociones mientras el partido del León contra Toluca era televisado.

Los aficionados se encontraban en casa esperando a que cayera un gol más de la Fiera o que se terminara el encuentro con ese marcador que daba ventaja al León.

Pero el momento decisivo no se hizo esperar, al minuto 51’, Carlos ‘El Gullit’ Peña fulminó la portería del rival con un centro de Luis Montes que cimbró la ciudad con un gritos de celebración.

Ya estaba decidido, León se convirtió nuevamente en finalista. Solo los aficionados esperaron a que el silbante Roberto García Orozco terminara el partido.

Al concretar el partido, chicos y grandes salieron a las calles que horas antes se encontraban vacías para sumarse a la celebración del pase de la Fiera a la final que disputará frente a los Tuzos del Pachuca.