Improvisan en Piletas seguridad por robo de baterías

Día con día los vecinos enfrentan el riesgo de sufrir el robo de sus baterías.

León, Gto.

Debido a la inseguridad que día con día los vecinos se enfrentan, sobre todo al robo de baterías de automóviles, han tenido que improvisar la seguridad de estas.

Algunos han optado por resguardar la batería en su hogar cuando el vehículo se encuentra inmóvil, otros ha tenido que encadenarlas e incluso ha tenido que soldarlas, para que esta no puedan quitarse.

Sonia Rojas, vecina de la colonia industrial quien ha sido sorprendida en tres ocasiones, ha tenido que hacer de todo para evitar seguir siendo "una presa fácil" de los delincuentes.

"La primera vez me la robaron (fue) afuera de mi casa a las doce del día, me dio mucho coraje y tuve que comprar otra, la segunda vez también afuera de mi casa, le habíamos puesto una cadena y la trozaron y la tercera vez ya tenía la protección soldada para que no se la robaran pero la trozaron y me la robaron, y ahora la volví a soldar pero está más reforzada", narra Sonia, indignada de la inseguridad que se vive en León.

Cabe mencionar que no solo la colonia Industrial sufre de este problema, pues este delito también se hace presente en la colonia Piletas, una de las zonas más vulnerables y conflictivas del municipio.

Así lo narra una víctima quien vive en la zona y quien prefirió omitir su nombre por miedo a represalias, ya que asegura que el robo de baterías es por las mismas pandillas que habitan ahí.

"No hay seguridad en ningún lado, el gobierno ha sido rebasado en todos los aspectos, ya nomás nos engañan, a mi me han abierto el carro como dos veces, me han robado llaves, dinero y por eso ya no dejo el acumulador (batería) mejor la soldé para que no me la robaran", señalo.

Asegura que no solo en la colonia Piletas ha sido víctima del robo de su batería, también en San Juan Bosco.

Por otra parte otro vecino comentó que los robos de baterías no solo se presentan por las noches, sino a la luz de día; sin embargo, comenta que prefiere no salir de su casa, ya que los maleantes están en grupitos y tiene miedo.

"Todos andan a media noche robando y roban muy seguido, solo se escuchan los perros ladrar,  solo nos asomados por que andan como tres o cuatro; a mi chavo una vez le quebraron el vidrio de su camioneta y luego el otro día le robaron la herramienta a su cuñado, y son los mismos que andan aquí en la colonia, la Policía no viene, incluso hasta se han robado a los perros", informó Leonardo Yebra.

Quien asegura que su hijo y su familia tienen mucha inseguridad de dejar sus vehículos afuera y a ser sorprendidos por los amantes de lo ajeno.