Empistolados la libran doble gracias a un juez

La Procuraduría los esperaba al salir con una orden de aprehensión por homicidio. Los detenidos tenían en su camioneta una AK-47 y otra arma con cartuchos útiles. 

Guanajuato, Gto

Tres detenidos por posesión de dos armas largas de uso exclusivo del Ejército, durante el despliegue del Operativo Celaya Seguro, llevarán su proceso en libertad, resolvió un juez federal durante la audiencia de la sala Uno del Poder Judicial de la Federación, en la causa 425.

El juez indicó que los presuntos responsables tendrán que presentarse al juzgado a firmar cada 15 días en espera de que se realice su juicio fijado para dentro de unos 4 meses; en ese lapso no podrán abandonar el estado y uno de ellos que ya está en medio de otro proceso, tendrá que pagar una garantía de 5 mil pesos.

TE RECOMENDAMOS: Matan a hombre en lote de autos en Jardines del Moral 

Sin embargo, de acuerdo a versiones del Ministerio Público Federal, al menos uno de los inculpados ya había sido detenido en una acción anterior por el mismo delito y liberado debido a las disposiciones legales vigentes, sin embargo a diferencia de lo que ocurre en el Poder Judicial del Estado, en donde se acordó que ante reincidencia el inculpado pasaría a prisión preventiva como medida cautelar, los jueces federales no aplican el mismo criterio.

Por lo que al concluir la audiencia, los inculpados recibieron sus pertenencias y pretendían retirarse a su casa, en compañía de algunos familiares que asistieron a la resolución cuando fueron detenidos por elementos de la Procuraduría de Justicia del Estado al ejecutarles una orden de aprehensión por el delito de homicidio.

Apenas el sábado 20 de este mes los presuntos delincuentes fueron detenidos por policías federales que les marcaron el alto durante el desarrollo del operativo intermunicipal, cuando iban a bordo de una camioneta pick up, Dodge Ram, de color dorado.

TE RECOMENDAMOS: Inicia abril con cinco ejecuciones en León 

Los fiscales señalaron que los inculpados de nombres Cristian David "N" (quien ya está en medio de otro proceso), Martín "N" y Armando "N", cuando se dieron cuenta de la presencia de los agentes intentaron escapar a pie por lo que dejaron la camioneta en cuyo interior se encontraban los rifles de asalto, uno tipo carabina y un fusil.

Se trató de una AK-47 mejor conocida como Cuerno de Chivo, marca calibre 7.62, con cargador abastecido y 28 cartuchos útiles y otra marca Olympic Arms calibre .223, modelo CAR-AR-72737, con cargador con 25 cartuchos útiles, como quedó asentado en la carpeta de investigación 2334/2017.

En la audiencia, los fiscales explicaron que los presentados y las armas decomisadas podrían estar vinculadas a otros delitos según se desprende de los estudios balísticos que realizaron, además de que al parecer eran integrantes de algún grupo criminal como se estuvo publicando en medios de la región.

Inclusive una de las armas podría estar vinculada con un homicidio, y apuntaron a algunos medios de comunicación digitales e impresos como fuentes de información.

TE RECOMENDAMOS: Matan a hombre y lesionan a mujer en Jardines del Moral 

La defensa dijo que sus clientes se dedican al comercio, dos de ellos, mientras que el tercero es albañil y no tenían que ver con ningún delito porque no escaparon ni enfrentaron a balazos a los policías cuando los detuvieron.

El juez explicó que esta audiencia es parte del Nuevo Sistema de Justicia Penal Acusatorio que diseñó el legislativo, y que ellos como juzgadores tienen que aplicar. De hecho mencionó que la solicitud de que llevaran el proceso privados de su libertad es la última de 14 medidas cautelares y no consideró, por las pruebas presentadas, que fuera la de mayor peso.