Sacerdote lamenta homicidios de niños

El sacerdote calificó de "doloroso" el caso de los niños muertos a manos de su madre e hizo un llamado a la sociedad para identificar las causas que originan este tipo de crímenes.
José Salomé Lemus.
Padre José Salomé Lemus, lamenta muerte de los niños a manos de su madre. (Archivo)

León, Gto.

El padre José Salomé Lemus Domínguez lamentó la muerte de dos pequeños de 7 y 10 años de edad, que fueron asesinados por su madre.

“Qué doloroso, qué triste y qué penoso. Qué doloroso que suceda”, expresó Lemus Domínguez.

El sacerdote hizo un llamado a la sociedad para analizar las causas que originan este tipo de sucesos y que laceran a cada miembro.

“No sucedió así nada más porque sí. Es una llamada de atención para todo mundo, especialmente a los educadores y adultos a prevenir para no lamentar”, declaró.

Pidió también a los medios de comunicación a que busquen promover más el valor de la vida, el amor, el valor de las personas y el respeto a sus derechos.

Al mismo tiempo expresó que los ciudadanos deben estar alertas y denunciar cualquier caso de maltrato que observen, aplicar la “cero tolerancia”, ante alguna manifestación de maltrato hacia cualquier ser humano.

“Hay que hablar, hay que denunciar, no hay que tener miedo”, exhortó.

Para ello la Iglesia, a decir de José Salomé Lemus, busca fomentar los valores del respeto a cada ser humano. Este caso, dijo, es una situación que debe poner en alerta a toda la sociedad, que debe sembrar diariamente los valores y el amor en las familias.

“Lo cual tiene que ponernos a todos sobre aviso, para seguir esforzándonos por educarnos, educar en los valores, el respeto a la vida, el respeto a las personas”.

Soledad Esparza Flores fue la madre homicida, quien ahogó a sus dos pequeños hijos y no conforme con ello, calcinó sus cuerpos. El doble homicidio ocurrió una semana antes del hallazgo de los cuerpos de los menores, según revelaron las autoridades.

Soledad Esparza, vivía en Las Joyas y trabajaba en una fábrica de calzado.

Los cuerpos de los dos pequeños, un niño de 7 años y una niña de 10 años, fueron encontrados a la orilla de una presa.