Nuevo obispo de Lázaro Cárdenas pidió que oren por él

El sacerdote guanajuatense Armando Ortiz Aguirre fue nombrado obispo en Lázaro Cárdenas, Michoacán, pidió a sus feligreses que oren por él en su nueva diócesis.

León, Gto.

A sólo unas horas de haber recibido oficialmente el nombramiento como Obispo de Lázaro Cárdenas y conociendo los riesgos que implica viajar a un estado ‘difícil’, por la inseguridad que se vive, Armando Ortiz Aguirre hizo una petición a sus feligreses: “oren por mí”.

En punto de las 12 del día el padre Armando como es conocido, se hizo presente en su parroquia, San Maximiliano de Kolbe, justo minutos antes de que iniciara el Rosario Bíblico, al toparse con al menos 10 personas, fue recibido entre abrazos, aplausos y felicitaciones, lo primero en decirles fue  pedirles oración en su nombre.

“Yo venía a pedirles su oración yo sé que vienen todos los miércoles a hacer oración a esta hora”, dijo emocionado. Rodeado de las mujeres que se encontraban en ese momento le comentaron sobre la situación que se vive en Michoacán a lo que respondió, “con Dios la seguridad máxima y con el Espíritu Santo”.

Sin titubear, el nuevo Obispo originario de Guanajuato, les detalló como será su diócesis, “son como 800 mil personas, 47 sacerdotes, nos toca –atender- como de 20 mil, para que pidan por mí diócesis de Lázaro Cárdenas, por mí, soy frágil, soy débil ya no tengo las fuerzas que tenía hace 20 años, entonces voy a darle al señor todo mi corazón”.

Luego de 15 minutos, de charla, monseñor Armando Ortiz, continúo saludando a los feligreses que llegaban al mismo tiempo que se deba de observar su parroquia.

“Que cosa tan hermosa, se lo merece, ha sido un buen padre, ¡que le hacemos! y que todo sea para bien, lo vamos a extrañar mucho”,  dijo emocionada Elenita Rodríguez.

Ella, fue la principal en recomendarle a Monseñor, que debe de cuidar su seguridad una vez que se vaya a donde será su nueva familia,  “que tenga mucho cuidado, porque aquí hace unos días quisieron robarlo,  nada más porque se dieron cuenta pero ya llevaban todo, copones,  todo apareció menos las llaves del Santísimo y decían que a lo mejor se la habían robado, lo bueno es que se encontró todo en una maleta, el Padre dio la voz  de alarma y vinieron a ayudarlo”.

Mientras que Rossy como es conocida en la parroquia, comentó emocionada que ya sabía la noticia, “ya lo nombró el Papa y estamos muy felices todos por este nuevo nombramiento, muy merecido, es un hombre preciosímo ayuda mucho, hace muchas obras, es lo máximo y aparte lo queremos mucho”.

Al describirlo dijo que es una persona muy humana que tiene mucho acercamiento con todos los feligreses.

Don Sergio Rosales Cruz, quien trabaja en la parroquia, desconocía que su párroco fue elegido por el Papa para irse a Michoacán, “no sabía nada, me acabo de dar cuenta ahorita, se lo merece por su carisma, es muy atento con las personas”.