Leoneses acuden al Rosario Viviente

Se lleva a cabo la edición 29 del Rosario Viviente; fieles oran por la vida; Arquidiócesis de León le dice “no” al aborto.
Unos 30 mil católicos asistieron al Rosario Viviente.
Unos 30 mil católicos asistieron al Rosario Viviente. (Mauricio Contreras)

León, Gto.

Los católicos formaron parte, un año más, del Rosario Viviente, con la consigna de orar por la vida.

En esta celebración número 29, la Arquidiócesis de León, envió un mensaje muy claro a los fieles y a la sociedad en general: no al aborto, no a las muertes de cualquier ser humano de manera violenta.

El Estadio de León como cada año, se llenó oraciones y miles de velas iluminaron las peticiones de un poco menos de 30 mil personas.

En su mensaje, el arzobispo de León, Alfonso Cortés Contreras pidió a los creyentes encomendar a los niños, a los jóvenes y a los ancianos en sus oraciones a la Virgen María, de la cual, su imagen estaba presente. Pero sobre todo, llamó a los fieles a no perder la fe.

La señora María Isabel Espinoza Hernández de 65 años de edad acude a este rosario desde hace cuatro años a agradecer a la Virgen María que le haya permitido recuperarse de una trombosis.

"Ya me alivió María y aquí estoy con ella", expresó con lágrimas en los ojos.

Doña María Isabel participó en la peregrinación previa a este Rosario Viviente y pide a las mujeres que se embarazan que permitan que su bebé nazca y que los doctores no realicen los abortos, pues ellos deben ayudar a dar la vida.

"Todos tenemos derecho (de vivir) porque Dios nos dio la vida", dijo.

En ese inmueble, desde muy tempranas horas cientos de fieles acudieron para poder ocupar un buen lugar.

Fue en punto de las 6:00 de la tarde que cientos de fieles católicos comenzaron esta celebración.

Fue con una tradicional procesión que arrancó, desde la Plaza del Tiempo Expiatorio que alrededor de 300 personas caminaron hacia el Estadio de León para formar parte de este Rosario Viviente.

Con cánticos oraciones y peticiones, la peregrinación avanzó hacia este recinto que en su mayoría alberga eventos deportivos.

"Jesús protege a los niños no nacidos y a los nacidos también", pedían.

Los cientos de feligreses acudieron vestidos, en su mayoría, con ropa de color blanco.

En esta peregrinación, como en el Rosario Viviente, participaron familias enteras. Niños, ancianos, jóvenes al igual que adultos.

Manuel Rodríguez Frausto, coordinador de la dimensión Familia de la Arquidiócesis de León expresó que cada año en el mundo asesinados 70 mil niños.

Es por ello que los participantes a esta peregrinación portaban pancartas en las que se mostraba el proceso de un embarazo, donde con letras se expresaba el 'sentir' del feto.

A las afueras del Estadio de León, decenas de personas, entre niños y adultos hicieron su 'agosto', pues se colocaron a los alrededores de este lugar a vender velas. Su precio era de cinco pesos, sin adorno y de a diez pesos decoradas con listones.