Festejan leoneses el pase a la Gran Final

Las banderas del León inundaron las calles; muchos fueron al Arco de la Calzada para mostrar su felicidad porque los Esmeraldas están en una Final de nuevo.
Decenas de aficionados salieron a celebrar a las calles de León.
Decenas de aficionados salieron a celebrar a las calles de León. (Germán Moreno)

León

En cuestión de minutos, el Arco de la Calzada se convirtió nuevamente en el punto de reunión de los aficionados del León que celebraron el paso de su equipo a la final del torneo de Clausura 2014.

Alrededor de las 2:00 de la tarde, cuando el árbitro Roberto García Orozco dio el silbatazo final en el estadio Nemesio Diez, inmediatamente inició el desfile de automóviles por las calles de la ciudad que vitorearon la nueva hazaña de la Fiera con el sonido del claxon hasta terminar su recorrido en el Arco de la Calzada.

En tanto, alrededor de 20 aficionados iniciaron en el festejo en el monumento emblemático de la ciudad, acudieron vestidos con camisetas de color verde, blanco y morado, otros portaban sombreros de copa alta con los colores de su equipo.

Las banderas gigantes con la leyenda ‘León campeón’, las matracas y silbatos acompañaron los gritos de apoyo y las loas hacia los Panzas Verdes, mismas que eran respondidas por los tripulantes de los vehículos y por los mismos asistentes.

Entre los automóviles que pasearon por la Calzada de los Héroes, destacó un ‘Vocho’ con el cofre cubierto de una bandera del equipo León; en su interior tres aficionados silbaban y festejaban el pase de la Fiera a la semifinal.

Detrás de él otros 10 automóviles avanzaban con sus tripulantes lanzando ‘vivas’ y llamaban la atención con sus enormes banderas.

Incluso los vehículos que no participaron en la celebración, se llevaron como recuerdo un ‘vamos a ganar’, ‘vamos por el bicampeonato’ o simplemente ‘León’, trazado con pintura blanca en el parabrisas o en las ventanillas; todo esto sin causar la mínima molestia de los tripulantes.

Luego de25 minutos, la cifra de aficionados se incrementó a casi 100 ‘hinchas’ que contagiaron la pasión y la euforia a los transeúntes, en los que se encontraba  una pareja de veracruzanos que visitó la ciudad en este fin de semana y ante las constantes ‘hurras’ y ‘vivas’, no les quedó otro remedio que sacar su cámara fotográfica y tomarse un ‘selfie’ con los aficionados y el Arco como fondo.

Los niños fueron los aficionados más motivados por el paso del campeón a la Final, que en compañía de padres presumieron sus banderas que mostraban los rostros de la escuadra titular de la Fiera con el ‘Profe’ Gustavo Matosas incluido.

Durante la celebración no se presenció ningún acto violento, aunque se pudo observar que algunas personas portaban latas de cerveza.

Autoridades de Tránsito y la Policía Municipal dieron recorridos continuos para asegurar que la celebración se llevara en paz.

Aunque el festejo en el Arco de la Calzada duró aproximadamente una hora, los aficionados se mostraron satisfechos con el resultado y manifestaron ya estar preparados para la Final que se jugará los días jueves y domingo en León y en Pachuca respectivamente.

Los festejos fueron menguando hasta que solo un grupo de 20 personas se ubicó debajo del Arco, distendió una manta de aproximadamente 8 metros con la leyenda ‘mi gran amor’ y posó para la fotografía del recuerdo de cuando su equipo logró colarse en dos finales en menos de un año.

Otros aficionados en lugar de desfilar por las calles de la ciudad o festejar en el Arco de la Calzada, decidieron acudir al Estadio León y apoyar al hermano menor del León; el Unión de Curtidores que se enfrentó ante Coatzacoalcos para después ir a la puerta del estacionamiento y ver ingresar al campeón a su recinto.

A la afición no le importó festejar a una temperatura de 32 grados Centígrados ni presenciar un partido reñido, el León está cerca de un bicampeonato y es lo único que les interesa.