Develan estatua de Lujambio

La estatua del panista fue colocada en el Patio de Lectura, a un lado de la Biblioteca Central Estatal, durante evento se rindió homenaje a quien fuera Secretario de Educación.
La estatua quedó al lado de la Biblioteca Central.
La estatua quedó al lado de la Biblioteca Central. (Mauricio Contreras.)

León, Gto.

Alonso Lujambio volvió a sus raíces, a la ciudad por la que sintió tanta pasión: a su querido León, Guanajuato.

Y es que una estatua y un patio de lectura con su nombre fueron develados en el Fórum Cultural en presencia de su esposa Teresa Toca y sus hijos Íñigo y Tomás, así como familiares, amigos y panistas a más de un año de su muerte.

Los senadores panistas, mismos que impulsaron que se realizara este homenaje en la ciudad de León, acudieron a esta develación.

Teresa Toca, esposa de Lujambio recordó en este homenaje grandes momentos que vivió a lado de este panista y quien fuera Secretario de Educación en el sexenio pasado, así como Consejero del Instituto Federal Electoral y presidente del Instituto Federal de Acceso a la Información.

Tras escuchar la canción de Los Marcianos al son de la Orquesta Sinfónica Juvenil Silvestre Revueltas, Teresa Toca rememoró que esa canción la bailó el día de su boda con Lujambio, fue algo así como un cambalache, con tal de que vistiera con frac, pues aún en ese día quería vestir con traje.

Así también recordó el amor que él tenía por la ciudad de León, municipio que vio nacer a su madre y abuela, quienes le implantaron ese amor por esta tierra.

El gobernador del estado Miguel Márquez Márquez, resaltó la sencillez del panista Lujambio, a quien recordó como un hombre “intenso en el debate”, asimismo justificó que este homenaje y el lugar tienen razón de ser, pues se trata de “un panista que trascendió en este país”, un servidor público leal, que siempre se apasionó por el lugar que vio nacer a sus raíces. Y del equipo que lo representa en el Futbol, el Equipo León.

“Te quedas en Guanajuato, de donde realmente nunca te fuiste”, expresó.

El senador de la República, Ernesto Cordero, recapituló los momentos que vivió con Lujambio, como compañeros y amigos.

En estos momentos, dijo, es cuando más lo extraña, pues en los temas que ahora se discuten Alonso Lujambio sería “un estelar”, pues gustaba de analizar para decidir de la mejor manera el rumbo del país. Pero lo que más extraña de él, dijo, fue su pasión por el Equipo León y tomarse unos tequilas con él y escuchar sus charlas amenas.

“No pudieron elegir mejor lugar”, para ubicar la estatua de Lujambio, pues Cordero consideró que Lujambio fue siempre un impulsor de la lectura en vida.

A este homenaje también acudieron los senadores, Pilar Ortega, Juan Carlos Romero Hicks, Mariana Gómez del Campo y la Cocoa Calderón.

De Guanajuato, el ex presidente Nacional del PAN, Luis Felipe Bravo Mena y el dirigente estatal, Gerardo Trujillo Flores.