Alcalde de Guanajuato espera alta ocupación hotelera

Luis Gutiérrez Márquez manifestó que a lo largo de la semana la ocupación hotelera ha fluctuado en porcentajes menores, sin embargo, confía que aumentarán durante el fin de semana.

Guanajuato, Gto.

La ciudad estará al 100 por ciento de la capacidad de ocupación hotelera y seguramente habrá una cuantiosa derrama económica, vaticinó el alcalde Luis Gutiérrez Márquez, acerca del segundo fin de semana del Festival Internacional Cervantino.

El presidente manifestó que a lo largo de la semana la ocupación hotelera ha fluctuado en porcentajes menores sin embargo, dijo que el fin de semana pasado se alcanzó un 74 por ciento de ocupación hotelera, con un crecimiento del 21 por ciento en relación al año pasado, “lo que hace pronosticar que estaremos al 100 por ciento”.

Por su parte, el director de Turismo de la capital, indicó que este viernes tenían la estadística de ocupación en un 90 por ciento, “pero sin contar a los particulares y el total de ocupación del fin de semana, por lo que es un hecho que estaremos cerrando al 100 por ciento”.

En cuanto a la derrama económica se estima que en promedio se alcancen los 38 millones de pesos, sin embargo las cifras oficiales en cada uno de los rubros, se manera preliminar se darán a conocer hasta el lunes, puntualizó.

Al retomar la palabra, el presidente municipal advirtió a los capitalinos que la veda de bailes masivos en la ciudad se mantendrá durante todo el Festival Internacional Cervantino, porque sería meter una situación de riesgo innecesario a la ciudad que ya tiene varios eventos que cuidar.

Mencionó que ellos implementarán multas en caso de dar con los responsables de promover este tipo de espectáculos porque lo hacen de manera ilegal y sin el permiso de las autoridades capitalinas.

Explicó que son grupos que promueven bailes masivos con artistas reconocidos que jalan mucha gente y tratan de aprovechar que hay muchos jóvenes en el Cervantino, para llenar sus eventos.

Por lo que han estado despintando bardas de promoción y advirtiendo que los bailes están prohibidos, mientras que los organizadores “le apuestan a que el gobierno no pueda suspenderles el baile cuando hay mucha gente que compró boleto”, expuso.