Ajustan presupuestos para ayudar a los Reyes Magos

Papás, tíos y abuelos se suman a las labores de los Reyes Magos para iluminar con sonrisas a los más pequeños de la familia mañana seis de enero.

León, Gto.

Se acerca la llegada de los Reyes Magos y las calles se ven repletas de juguetes y de ayudantes de Melchor, Gaspar y Baltazar. Tíos, hermanos mayores y papás recorren las tiendas a todas horas en busca del juguete ideal que dibuje sonrisas en los más pequeños de la familia.

Con todo y el incremento de los precios en algunos productos que forman parte de la despensa básica de la familia, los ayudantes de los sabios de oriente acuden con instrucciones especiales a buscar los regalos de los niños. 

Muchas familias han hecho ajustes a su economía en general para estirar el presupuesto y así, cumplir los sueños de los más pequeños.

Todos son ayudantes de Melchor, Gaspar y Baltazar y algunos de ellos contaron a MILENIO cómo le hacen para surtir la lista de regalos que los chiquillos acostumbran colocar en el arbolito de navidad,  en el nacimiento o bien, enviar al cielo en un globo con gas helio.

Ayudante de Melchor:

“En la tortillería me avisaron que subiría un peso el kilo, así que me regresé y compré tres de un jalón.”, cuenta una madre de familia de la colonia San Antonio. Lo mismo hizo con la verdura y la despensa, para amortiguar por lo menos el primer mes y medio del año.  Sentada en pleno bulevar López Mateos, la señora rubia esperaba a su esposo con un patín del diablo, una megapelota y un carrito en bolsas negras.  Para cumplir con los encargos que los Reyes Magos le pidieron, durante las últimas seis semanas estuvo ahorrando hasta juntar cinco mil pesos.  “Ese dinero es intocable, es para lo del seis de enero. Pero sin los ahorros en la comida, no lo habríamos completado”, dice.

Ayudantes de Gaspar:

“Yo tengo dos sobrinas y esto es para el sobrino de mi novia. Ella y yo aún no nos casamos pero ya le vamos tanteando a este asunto”, cuenta un habitante de la colonia Nuevo León. El joven de 25 años carga una avalancha y sale de una tienda en la que venden bicicletas. Para sus dos sobrinas destinó un total de mil pesos, para que se compren lo que quieran el día seis de enero. Como ayudante de Gaspar, el joven dedicó el fin de semana para buscar los regalos. Para cumplir estos encargos, ha decidido dejar de tomar refresco debido al incremento en su costo. “No tengo hijos aún, pero quiero ir acostumbrándome a ahorrar y así no fallar cuando los tenga”, asegura.


 Ayudantes de Baltazar:

“Pos simplemente no compramos el gas. Lo compraremos hasta la próxima semana”, cuenta un señor, habitante de una comunidad de San Francisco del Rincón.Acompañado de su esposa, caminaba en la zona centro de León, cargando unas grandes pelotas que los hacen abarcar casi toda la banqueta.  Ambos aseguran que ante el aumento en el costo del gas LP, la medida que pueden tomar es cocinar en anafre. De esa manera, el gas únicamente lo usan para el calentador del agua, lo que les permite extender la duración de un tanque de gas. “Nada más hay dos niños en la casa, y les llevamos su pelota a cada uno. Con lo del gas nos alcanzó para las dos”, dijo.