Sin permiso pintaron fuente de El Pensador

El alcalde de Torreón dijo que él también alzó la voz luego de saber que habían puesto franjas rojas a uno de los monumentos emblemáticos de la ciudad.
Hace una semana las franjas eran rojas y el lunes ya amaneció en su tono original.
Hace una semana las franjas eran rojas y el lunes ya amaneció en su tono original. (Milenio)

Torreón

Una decisión sin consenso fue lo que originó el cambio de colores de la Fuente del Pensador en la Alameda Zaragoza, según manifestó el presidente municipal de Torreón Eduardo Olmos Castro.

Dijo que apoyó las opiniones en contra hechas por cientos de torreonenses y al enterarse él también alzó la voz en contra. La fuente fue pintada de nueva cuenta y para este lunes ya no tenía los contornos rojos, sino de color gris.

"En torno al tema del Pensador, yo estuve platicando hoy con el director de Servicios Públicos David Fernández, no fue una acción autorizada por el Ayuntamiento, es un monumento histórico, creo que fue más bien el celo de un encargado que en su mente quiso darle mantenimiento a ese espacio y en su afán y en su buena intención, pero no autorizada, por cuenta propia decidió pintar las franjas de color rojo",

Para el mantenimiento de estos monumentos se requiere la participación de autoridades como el director de Cultura, así como Obras Públicas y Servicios Públicos.

"Desde el día de ayer (lunes) se le ordenó que esas franjas fueran pintadas de su color original, de acuerdo con lo que marca el reglamento de lugares históricos de Torreón y me reportan que quedó totalmente restaurado de acuerdo a su parámetro original. Fue uno de los encargados de la Alameda, que vio que tenía pintura, que vio que necesitaba una manita, pero que desafortunadamente en ese momento no consultó con su superior inmediato", dijo.

Expuso que se levantó un acta sobre lo ocurrido y se tomarán medidas, pues se trata de un tema en donde era obligatorio pedir la opinión de las autoridades, e incluso de la realización de una consulta ciudadana de ser necesario.

"Yo también alcé la voz cuando me dí cuenta de lo que estaba sucediendo, evidentemente que no fue algo que fue autorizado por nosotros y también alzó la voz el director de Cultura y un grupo de personas que estamos preocupados por nuestros monumentos históricos y porque mantengan su originalidad y su esencia. Yo entiendo que a veces alguien bien intencionado pueda cometer un error de esa magnitud, pero afortunadamente en este caso es un error totalmente reparable", finalizó.