“Esto es una estrategia dilatoria del municipio”

Simas Torreón puede realizar una auditoría por excepción, sin licitación de por medio, para la gestión de Eduardo Olmos, ya que contemplar el procedimiento es darle largas al asunto señaló el PAN.

Torreón

Simas Torreón puede realizar una auditoría por excepción, sin licitación de por medio, para la gestión de Eduardo Olmos, ya que contemplar el procedimiento es darle largas al asunto, para mitigar la atención sobre la situación financiera actual del sistema operador, declaró Natalia Virgil, segunda síndico de Vigilancia.

Explicó que el director o encargado administrativo de la paramunicipal, en ausencia del gerente, puede asumir la adquisición de los servicios de la empresa autorizada por los consejeros para la auditoría, solicitando un dictamen, por parte de la Contraloría del sistema, que respalde la determinación.

Señaló que el ayuntamiento y el Simas han contratado servicios de despachos externos como Lechuga Asesores, sin necesidad de una licitación, cuyos costos han llegado a superar el millón de pesos.

La síndico consideró que el argumento de que se pudiera requerir una licitación pública para definir al despacho encargado de la revisión, cuando ya se había definido que sería Gossler, es una estrategia dilatoria, para que el procedimiento se termine en la siguiente administración municipal y el asunto pierda interés.

Agregó que se está haciendo tiempo para cambiar el Consejo Directivo, ya que son sus integrantes actuales los que están interesados, en su mayoría, por conocer las finanzas actuales del Simas.

Detalló que la Ley de Adquisiciones, en su capitulo de excepciones a la licitación pública, artículo 63, define que las dependencias y entidades, bajo su responsabilidad, podrán optar por no llevar a cabo el procedimiento de licitación pública y celebrar contratos de adquisiciones, arrendamientos y servicios a través de los procedimientos de invitación o adjudicación directa.

Define que la selección del procedimiento que realicen las dependencias y entidades, se hará constar en un dictamen, el cual deberá ser firmado por el titular del área usuaria y el funcionario responsable de la unidad adquirente de los bienes o servicios.