El catolicismo en Durango

De acuerdo con el investigador Miguel Palacios Moncayo, representa una expresión casi total en la orientación de la conciencia de los duranguenses desde la época de la Conquista.
Catedral de Durango.
Catedral de Durango. (Especial)

Durango

La iglesia católica presenta todavía una expresión casi total en la orientación de la conciencia social de los habitantes de Durango.

"Desde la época de la conquista, con los primeros españoles llegaron los misioneros que se encargar de la evangelización y la conquista espiritual de los originarios de la parte más extensa y poblada de la Nueva España”, asegura el investigado Miguel Palacios Moncayo.

Recuerda que la resistencia al cristianismo fue ferozmente defendida por los pueblos nativos de la provincia de la Nueva Vizcaya. “A pesar de la rebeldía del espíritu indómito de los conquistados desde fines del siglo XIX, particularmente en el año de 1616 por tepehuanos, acaxees, xiximes y de tarahumaras, cayeron sometido. Fue una guerra de exterminio y concluyó con la muerte de 16 mil de ellos”.

Durante el tiempo de la Revolución, la iglesia local mostró su poder en la insurrección cristera, junto con las fuerzas conservadoras frente a las acciones liberales y que se prolongó hasta la década de los 30s.

Ya en la etapa de la institucionalización del país, se redujo en número de obispos, el penúltimo de ellos, Antonio López Aviña, que estuvo al frente de la iglesia por 35 años y en este lapso de tiempo pudo participar de una vasta red de relaciones que abarcan los ámbitos de la educación privada, de organismos de orientación para las familias, matrimonios y principalmente las organizaciones de jóvenes, que permiten ampliar sus tareas que catequesis.

Recuerda Palacios Moncayo, que otra de las preocupaciones de la Iglesia católica, es la aparición de otras sectas y prácticas religiosas. “El incremento de ellas es notorio porque se insertan en diversos sectores sociales y por el alejamiento de los fieles católicos a su iglesia. Uno de los impulsos de este fenómeno se puede localizar en la existencia de instituciones similares en los Estados Unidos”.

En Durango, finaliza, el mapa religioso se ha modificado de manera clara, y según los datos estadísticos, se presentan diversas prácticas religiosas, como protestantes y evangélicos.